Más de lo mismo, aunque estamos de vacaciones en el club, la vida en Urayasu no cambia, como ya dije, la Navidad aquí no significa  nada, trabajo, trabajo y más trabajo, es sencillamente una herramienta económica, un impulso más en la vida diaria de los que vivimos aquí, pero solo eso. Vas por las calles y todo esta abierto. La gente en los supermercados no esta  haciendo compras navideñas,  hace la rutina diaria, en fin es fácil de expresarlo, nada cambia,   incluso los motivos decorativos de estas fechas en su mayoría han desaparecido, empieza el año nuevo y eso es lo importante, y si podemos hacerlo tres días antes, pues mejor. Espero que llegue pronto el domingo para empezar los entrenamientos, se nos hace larga la estancia, celebrando en la distancia las navidades, si estas en casa, conectas el ordenador, ordenas tus compras, tus regalitos, hablas con la familia, sientes que algo celebras, es tu mundo creado personalmente para este momento, para no sentirte extraño. Pero si abres la puerta, solo cruzarte con los vecinos es como si entrases en otra dimensión, te sientes raro, así que mientras puedes alargas la fantasía hogareña para estar más cerca de tu ambiente. Es la primera vez que pasamos unas navidades así, y ahora es cuando te das cuenta de las cosas importantes, de la poca importancia que realmente tenían los problemas que en su momento magnificamos, de que lo importante es la salud y no el dinero, de la grandeza de tu familia, y de la otra familia, la que elegimos, que son los amigos, aún más valoras lo poco pero intenso, y te apetece ser mejor persona, mejor profesional, mejor compañero, mejor en todo, para que la vida te siga tratando bien. Feliz entrada en el año 2010 (Jony otra parida melancólica, un abrazo).

>