Cuando llegué aquí me avisaron de que era importante una renovación de la actitud de los componentes del cuerpo técnico. Al nivel del resto, la erosión por no conseguir ganar la liga en los últimos años les había pasado factura.

A veces no hay que hacer nada para conseguir algo, simplemente avanzar y dejar que la gente se desarrolle dentro de un entorno, creado para ello. No iba a dejar a mis compañeros sin su merecido reconocimiento. Ya lo hice con Alexandre, ahora le toca al grupo y, especialmente a dos y, especialmente a uno.

Todos los que están en la foto, algunos son añadidos como en todas, pusieron su granito de arena para que los objetivos se cumplieran. No fue un camino fácil. Trabajar a mi lado es realmente complicado pero ellos lo consiguieron.

En mi opinión todos tienen mucho más que dar, tan sólo deben querer y creer en sus posibilidades, tomar iniciativa, ser inquietos, activos, ambiciosos. ¡Se puede!

Siempre hay un reconocimiento especial. Empezaré por Coach “Tum”. Él se ha encargado de una parte muy delicada de nuestro trabajo y la ha ejecutado a la perfección. Fue un compañero en el banquillo que, también me orientó en los primeros momentos, cuando más lo necesitaba.

Nunca me ausenté de un entrenamiento por ninguna razón. Hoy, sé que si lo tengo que hacer este hombre me puede cubrir sin problemas. Él se abrió a aprender y adaptarse a mi método de trabajo, a mi forma de entender este deporte y la vida. Él no antepuso sus intereses a los del grupo. Es un auténtico segundo entrenador con mucho margen para seguir creciendo. Los entrenadores tailandeses deben dar un paso adelante y él será uno de ellos.

Acabaré con mi preparador físico, Coach “Aum”. Lleva muchos años en el club. Ha sido campeón de todo. Incluso ha participado alguna que otra vez con el equipo nacional. Joven y con ganas de trabajar. Incansable, dispuesto, serio, disciplinado, capaz de escuchar y entender, abierto a nuevas ideas.

Como en el caso anterior, una persona que le da prioridad a los intereses del equipo. No importa las horas que le tenga que echar, lo hace, sin rechistar. A veces lo tengo que obligar a descansar. Con eso está dicho todo.

A la vez, hizo de traductor. En este aspecto y en tono jocoso, mucho que mejorar. Yo también debo apretar en mi Thai.

No es posible hacer lo que hemos hecho este año solo. Con esto, ¡gracias chicos! La próxima liga volved con mayor exigencia y ambición.