Mi más sincera felicitación a este grupo de jugadores. ¡Admirables!

Todo empezó el año pasado. En una situación muy oscura a la que todavía le queda por clarear, iniciamos esta lucha contra el mundo. Y digo contra el mundo porque la situación en Thailandia ha cambiado mucho, no es como antes. Demasiados obstáculos innecesarios que enturbian el fútbol sala.

Muchas horas de trabajo, de sufrir, mientras otros se dedicaban a utilizar malas artes. Algunos hicieron trampas, de las que no voy a hablar para no quitar ni un ápice de protagonismo a estos chicos. En nuestro caso, como hormiguitas y poniendo cada día la mayor ilusión, con momentos malos, menos malos y buenos, construimos un título que sabe a futuro.

En los próximos posts compartiré sobre alguno de ellos, porque aunque el grupo siempre será el principal culpable de todo, las actitudes y aportaciones individuales y, especiales, en mi caso no pueden pasar desapercibidas. Como ya sabéis me gusta premiar de alguna forma a esos que empujaron de forma extra sin cobrar más.

Grandes chicos. Campeones de la Thai League 2020. Sin discusión, sin dudas, con regularidad, con contundencia, con enorme humildad.

Go Chonburi Go.