AFC FUTSAL CLUB CHAMPIONSHIP 2019, un torneo que en lo personal me ha dejado la peor experiencia de mi vida, pero, que ha renovado (una vez más) mis ilusiones de que algún día, seamos un deporte independiente apoyado en un sinfín de proyectos como los del campeón, Nagoya.

En primer lugar, mis más sinceras felicitaciones a un club al que admiro profundamente desde mi primera etapa en Japón. Grandísima estructura. A Fuentes, su entrenador, hombre al que tuve la oportunidad de conocer en este torneo: discreto, humilde, inteligente, centrado en su trabajo y no en otros menesteres…te lo has merecido, tu equipo tiene algo distinto. Sin olvidarme de Nacho su PF, ¡qué pasión por dios! ¡qué trabajo!

A Shota, por ese lazo que nos une desde hace tiempo, tal vez lo merecías más que nadie.

Esto no es casualidad. Al margen del proyecto de Nagoya, la liga japonesa, por mucho que algunos se empeñen, paso a paso es un vivero de jugadores de futuro. Ya no sólo están allí, empiezan a emigrar para jugar en otros clubes europeos. Van lentos, estilo de vida japonesa, pero con paso firme. Cuarta Champion.

Este año otro pasito más, Oita, equipo totalmente profesionalizado. Así irán todos cayendo y se convertirán en posiblemente la mejor liga del mundo, la mejor organizada, la más atractiva. ¡Ojalá me equivoque y pueda ser la española! Lo dudo.

Por una vez creo que son ellos, los que deberían ser imitados en algunas cosas, pero, somos demasiado orgullosos, ¿verdad? Tenéis mi absoluto respeto y admiración.

A Thai Son Nam, ya lo dije, vuestro proyecto es más joven. Sólo necesitáis un poco más de tiempo para optar al premio total. No bajáis del pódium hace años, paciencia y buen hacer. Felicidades Miguel (aunque no hayas estado), Antonio y Txuba.

Irán va a dejar de ser el claro dominador en Asia. Se lo juegan todo a la calidad individual de sus jugadores y los demás equipos, ya juegan a controlar otras facetas del juego tan importantes como esa. Deben ponerse las pilas en el apartado táctico, demasiado talento desperdiciado y demasiada arrogancia sobre el 40×20.

Mi mayor tristeza viene generada por el nefasto nivel del arbitraje. Han deslucido una vez más un deporte como el nuestro. Es inadmisible y necesita de influencia externa, influencia positiva, experiencia que los haga crecer de verdad. Viene siendo un mal de esta competición muchos años atrás y no parece que vaya a dejar de serlo. AFC tiene que hacerse mirar esto. No es que perjudiquen a uno u otro, es que son tan permisivos que convierten el partido en un campo de batalla, por tanto…no se puede jugar.

Además, la superficie de juego. Igualmente, inadmisible. Me pregunto qué habrá detrás de esa cancha azul, no me lo puedo explicar.