En esta jornada los equipos de primera división han marcado un total de sesenta y tres goles (63), diecinueve (19) más que la anterior. Bastante diferencia. Pero, ¿Cuáles han sido los datos más relevantes:

1. La diferencia de goles se debe sobre todo al acierto en la ejecución de las diferentes estrategias. En la primera jornada se marcaron un total de cuatro (4) entre córner y faltas. En esta ocasión el total sumado es dieciséis (16). Doce (12) goles de diferencia. A medida que avanza la competición las diferentes opciones a balón parado se irán ajustando y esperemos sigan dando estos beneficios. Llama la atención el gran número de goles marcados en faltas, siete (7).

2. Perder la espalda sigue siendo el rey del origen de los goles recibidos, o marcados si hablamos de la fase ofensiva y ocupación de espacios libres. Nueve (9). Es una prueba evidente del excesivo uso de la defensa individual sin cambios por la que optan muchos equipos. Cómo vemos no es la solución. Los números hablan por sí solos.

3. La pérdida de balón en la primera fase ofensiva, en segundo lugar, con un total de (8). Misma opinión que la anterior jornada. En numerosas ocasiones nos empeñamos en conservar el balón o dar un pase milagroso en zonas de riesgo y sin las condiciones óptimas para ello.

4. Zurdos y Diestros. Aquí me gustaría extenderme un poco más ya que me resultó muy interesante el dato. Como podemos observar, la mayoría de equipos en primera división tienen un buen equilibrio entre jugadores diestros y zurdos. Obviamente siempre habrá más de los primeros, pero, los equipos hacen un gran esfuerzo en dotar de balance a sus plantillas. De lo contrario los ataques quedarían inclinados a uno de los laterales, sobre todo el izquierdo, por aquello de jugar a pierna cambiada y proteger el balón.

Al margen de lo anterior, que sólo sirve para introducir los datos siguientes, es obvio que la eficacia de un diestro siempre será mayor que la de un zurdo, independientemente de la cantidad de jugadores de uno u otro perfil. Salvando excepciones que confirman la regla.

Para empezar un dato más o menos normal: de los ciento siente (107) goles marcados, sesenta y siete (67) han sido marcados por diestros y cuarenta (40), por zurdos. 62,6% por 37,4%.

El siguiente dato sí que es demoledor: un total de veintidós (22) goles han sido marcados en las dos jornadas con la pierna menos hábil, es decir, un diestro marcando con la pierna izquierda o, un zurdo marcando con la derecha. Usamos muy poco la pierna menos hábil. Un 20,5% sobre el total de goles (107).

Y lo peor viene ahora: de esos veintidós (22) goles, diecinueve (19) fueron conseguidos por jugadores diestros con su pierna izquierda y, sólo tres (3), por jugadores zurdos con su pierna derecha. Que cada uno, como siempre, saque sus propias conclusiones. Las estadísticas son para interpretarlas de forma subjetiva.

Cada uno de los goles analizados están clasificados por la que creo, es la causa principal del gol marcado o encajado. Es necesario que entendáis que en muchos de los goles se pueden dar varias circunstancias. Por ejemplo, un gol marcado realizando un tiro exterior puede tener su origen en una pérdida en fase de finalización, pero, en el momento del tiro la defensa ya está estabilizada. O los contraataques, los cuales suelen venir originados por una pérdida de balón en segunda o tercera fase ofensiva. En las estadísticas de cada uno de vosotros debéis hacer constar esos datos, pero en este caso, me estoy ciñendo a lo que considero más importante, con el objetivo de simplificar.