La jornada 1 de nuestra LNFS nos ha dejado un aluvión de goles muy interesantes para su análisis. Cómo cada jornada (aunque no suelo compartirlo), para mí, es importante conocer el origen de los goles que se marcan en nuestro deporte. Tomando como referencia nuestra liga, que obviamente, es una de las mejores del mundo. La interpretación subjetiva es lo que nos diferencia a cada uno de nosotros.

Hay cosas que no cambian nunca. Las “pérdidas de balón” (5), en momentos y zonas que sólo favorecen, al contrario, y, las “pérdidas de espalda” (6), ambas son el origen del mayor número de goles en nuestro deporte. ¿Buenas defensas o malos ataques? ¿Defensas demasiado individuales? Todo esto queda abierto a la interpretación de cada uno y después…aplicadlo en vuestros equipos orientado de la mejor forma posible.

Junto a ellas los “desajustes defensivos” (6). Generalmente motivados por el marcado carácter individual de las defensas actuales. Corremos demasiado detrás de la presa y cuando se produce un error las líneas están desestructuradas, no hay ahorro de energía, dominio del espacio, coberturas, etc.

“Los contraataques o/y ataques rápidos” (5) los relacionamos directamente a las pérdidas de balón en fases de elaboración o finalización. No dispongo de las estadísticas de cada equipo, obviamente. Tradicionalmente nuestro deporte es un deporte de contraataques, de ataques rápidos, cuyo origen es la pérdida de balón. Aspecto muy importante que debemos cuidar en el día a día. No girar la cabeza cuando un jugador pierde un balón de forma inapropiada, hay que implicarse en la corrección…sea quien sea.

Otro lugar destacado para las “acciones individuales ofensivas” (5), uno contra uno. Nos vamos acercando mucho al basket. Es precioso ver a un jugador con confianza intentar un uno contra uno, a los especialistas. Pero es excesivo ver como se abusa de ello, volcando a tres jugadores a un costado y dejando la responsabilidad a uno sólo. Es cansino, hay más opciones. Aunque no me guste su abuso, su rentabilidad está fuera de toda duda.

Pocos goles de “estrategia” (2+2), lo que demuestra la especialización de las defensas y el trabajo de scouting de los entrenadores. Igualmente, en ataques-defensas de jugador-portero, cada vez dominamos mejor sus particularidades y cómo se observa, más goles marcados por robos en defensa que por el ataque propio (4-3).

Los “pases o envíos” (2) largos de portero, siguen dando frutos. Es algo feo para nuestro deporte por estas reglas que nos dominan, pero nos adaptamos y le sacamos rendimiento. Complicado por la dificultad de controlar esos balones tan altos. Magnífico gol de Jaén que veremos a ver si no termina como el mejor del año.

Por último “tiros exteriores” (3). Tan sólo tres goles. Muy poca rentabilidad. Es algo que no debemos dejar de hablar con los jugadores…no tirar por tirar, hacer una buena selección del tiro. Es mejor un ataque más largo que un tiro sin sentido o con ventaja para el portero.