Son tiempos difíciles para la táctica en fútbol sala. Con defensas absolutamente individuales, salvando excepciones muy contadas. Defensas que convierten al jugador en un perro de presa, sin capacidad para ahorrar energía, anticiparse dominando el espacio o defendiendo líneas de pase, y no, adversarios, son malas compañeras de la tan famosa, manida, mal usada, toma de decisiones. Pero existe, aunque no lo parezca.

Y no hablemos de los ataques, insisto, salvando contadas excepciones. Excesivo uso de situaciones uno contra uno. Cuanto menos elaboremos mejor, no lo entiendo. Abuso del pase al pívot, para que nos solucione la situación. Eso sí, buen uso del balón parado, como mal menor a tanta simplicidad táctica.

En este paisaje, no puede pasar desapercibido para mí, un movimiento que por muy absurdo, lento, incongruente y poco agresivo que parezca, hace un daño terrible. De hecho, suele estar ausente de los modelos tácticos habituales. Yo os he puesto sólo dos ejemplos, pero tengo bastantes más, de varias ligas del mundo.

Órdenes como: ¡Corta con velocidad!, ¡Cambios de ritmo!, ¡No cortar por cortar! o ¡Pasar y cortar sí o sí!, ¡Siempre un hombre en apoyo de seguridad!, no encajan con este movimiento.

Es simple. Cortar cuando un hombre esté encarando, fijando, amenazando a su defensor con ser desbordado (1Vs1). Atrae la atención de los cuatro defensores por el peligro de desborde. En ese momento, el del medio, el que cierra supuestamente, corta sobre el eje. Despacio, como si la cosa no fuese con él, sin llamar la atención, pero acuchillando la estructura defensiva y, sobre todo, CONFUNDIENDO con ese aparentemente estúpido movimiento.

Como dije anteriormente, casi siempre este movimiento está fuera de modelo ofensivo, del sistema, de las reglas. Y, suele ser ejecutado por jugadores expertos, veteranos, que entienden estas cositas que a muchos se nos escapan.

Para mí, humildemente, genial movimiento, estético, inteligente y con una capacidad de camuflaje por encima de lo normal. Corte sobre el eje vertical de la pista.