En esta liga finalizada hace unos días, y sobre todo por los números obtenidos, es obvio que hay un equipo que ha merecido ganarla. También por obligación, por plantilla, por ambición y por otras muchas cosas.

Pero como persona y deportista soy de los que entiende que no jugamos solos. Que los demás también hacen buenos tus resultados al meternos en dificultad.

Esta temporada quisiera ensalzar de forma clara, la gran labor que ha hecho el equipo de Al-Gharrafa. No voy a cuantificar su calidad como plantilla, y sí voy a alabar su magnífico trabajo y sobre todo el juego. En los cuatro años que llevo aquí, y, excepctuando Al-Rayyan y Al-Sadd, nunca he visto a un equipo competir de esta forma. Para mí han sido igualmente vencedores. Han hecho que mucha gente aquí se dé cuenta, que tener más extranjeros no es suficiente para garantizarte una liga.

Un juego ordenado, serio, comprometido y competitivo que, en los dos partidos disputados contra ellos, me hicieron sentir que estaba en otro lugar del mundo compitiendo.  Con esto felicitarlos y espero que la Copa nos dé la oportunidad de enfrentarnos nuevamente.