Enorme felicidad por Camila y Lucas. Al igual que hice hace muy poco por Leticia y Diego, les voy a felicitar por la primera vez que van a ser padres.

La alegría en el club es enorme ya que Lucas es sin duda el nexo de unión entre todas las partes de esta entidad. Llevo muchos años trabajando en esto. He tenido la fortuna de poder entrenar a muchos jugadores y cada uno es diferente.

Lucas es esa persona que siempre tiene una sonrisa dibujada en su rostro. Pero le sale de dentro. Es algo natural. Para él toda dificultad es una buena oportunidad de mejorar para superarla. Sacrificado, disciplinado, coherente, inteligente, buen compañero, buen jugador, y mil calificativos más que le vendrían que ni pintados. Esto define a un jugador excepcional, digno de cualquier plantilla de equipo grande.

Para mí es un jugador imprescindible. Sabe hacer de todo, o mejor dicho vale para todo. Defiende, ataca, corre, se implica, entiende el juego como pocos, es otros de los que tiene un ordenador en su cabeza. Pero si tengo que usar una palabra definirlo yo diría que es “ESPECIAL”. Es el mejor ejemplo de que para ser buen jugador antes debes ser una “GRAN PERSONA”.

Hace cuatro años que lo conozco y soy su entrenador hace dos, casi. Le debo muchísimo y espero poder agradecérselo en los próximos años. ¿Cómo? Disfrutando del trabajo con él, algo que se convierte día a día en un lujo como entrenador.

Felicidades a ambos y pronto, muy pronto ya veremos a vuestro bebé compartir momentos con nosotros, con la familia de Rayyan.