Captura de pantalla 2015-11-15 a las 9.41.47El pasado Jueves día 12 pudimos disfrutar del Workshop organizado por la QFA  al que invitaron a un preparador físico de Aspetar, organización de la que ya os hablé en post anteriores.

Un ejemplo teórico práctico sobre un calentamiento orientado a la prevención de lesiones. He de reconocer que me gustó, aunque, siendo sincero, el día anterior mostré mis dudas al conocer la procedencia del preparador físico y su escuela. Irlanda, un país sin tradición alguna en fútbol sala. Nuestro deporte es tan específico como cualquiera y no confiaba en sacar mucho de este workshop. Justicia y enhorabuena a Mr. Brandon por su exposición, me gustó y por bocas he de reconocerlo.

Captura de pantalla 2015-11-15 a las 9.42.09

Pero me quedé con varias cosas y creo que interesantes. Para variar, y tras muchos años de experiencias, charlas, cursos, clinics, cafés y horas y horas de conversación sobre ello, el temita de marras salió: ¿Sí o no a los estiramientos en el deporte como herramienta para mejorar nuestra flexibilidad?

Por parte de este profesional era un “no” rotundo. Hace unos años en Italia ya viví la misma experiencia con otro preparador físico. Como todo en la vida, tiene sus ventajas y sus beneficios. Pero sin entrar en detalles me vienen a la cabeza algunas cositas, que no son mías.

Captura de pantalla 2015-11-15 a las 9.44.50

He vivido varias etapas en Japón. Allí, por su cultura, los ejercicios de estiramientos como medio para mejorar nuestra flexibilidad y elasticidad son habituales. Llega a ser obsesivo por parte de los atletas. Tengamos en cuenta el biotipo de un jugador japonés, muy diferente al nuestro.

Por otro lado, y como veis en una de las fotos, tengo a mi lado a Quique García, exjugador profesional e internacional español. Al otro, a Abdel, también exjugador profesional e internacional con Marruecos. Fueron curiosos sus comentarios y por separado.

En el primer caso Quique me soltó lo siguiente: “No sé si será cierto o no, pero jamás me había lesionado hasta que introdujeron los ejercicios de estiramientos en el entrenamiento. A partir de ahí caí en picado”.

Abdel: “Yo jamás he estirado y nunca tuve una lesión muscular”. He mencionado a dos jugadores muy distintos. Quique un atleta, jugador de desgaste y pelea, ordenado tácticamente y acaparador de muchos minutos de juego. Abdel, con un físico menos privilegiado, organizador, jugador de mucha posesión de balón, de  regate, cambio de ritmo, e igualmente muchos minutos en pista.

Seguramente muchos cuando lean este artículo tendrán diferentes opiniones. Yo tan sólo os dejo la experiencia de este grupo de trabajo. En el que precisamente una de las consideraciones fundamentales fue no realizar ningún ejercicio de estiramiento sin alcanzar un mínimo de fatiga muscular, y si los podemos evitar, mejor que mejor.

Mi pregunta es entonces: ¿Por qué cuando nos despertamos nuestro cuerpo lo primero que hace es estirarse, nos desperezamos? A mí me resulta especialmente curioso y en muchas ocasiones insisto en escuchar a nuestro propio organismo.