Captura de pantalla 2015-11-08 a las 11.26.40Para nosotros empezó la liga el pasado día 5 de Octubre. Nos enfrentamos a un equipo algo superior a nosotros pero con los que podemos competir. En mi opinión, un grupo trabajado, organizado, Al-Shamal lo es y por eso los felicito de corazón. El resultado fue cinco a tres a nuestro favor, permitiéndonos sumar nuestros primeros tres puntos, contra un rival directo.

El partido fue bonito, disputado, lógico por ambas partes, a pesar de que llegamos a ir cuatro a cero en el marcador en ventaja. Los dos equipos éramos conscientes de lo que nos jugábamos. Veníamos de no puntuar en dos jornadas, en las que era imposible por el potencial de los adversarios, y no vencer en ésta te colocaba en una situación complicada, no importando el momento de la competición en que estamos.

Entonces, ¿a qué se debe este post? Para mí no tiene la mayor importancia. Para los jugadores parece ser que sí la tuvo. Al final del partido casi no estaban contentos por la victoria. Intentaré explicaros el motivo.

Somos conscientes desde que iniciamos este viaje de ser un club pequeño, con un entrenador y jugadores a la altura de él. Humildes y trabajadores, pero con la calidad justa para poder ganar algunos partidos. También sabemos que tal vez, en cuanto a horas de trabajo, sacrificio, entrega, cooperación, sentido de pertenencia a un grupo, generosidad, respeto  y otros muchos aspectos que van más allá de cómo se toca un balón…pocos equipos nos superen.

En la segunda parte, estando el marcador en un dos cero a nuestro favor, el adversario decide colocar a  un hombre encima de nuestro único jugador profesional, nuestro extranjero. Cómo sabéis (ya lo expliqué varias veces), aquí ellos son los que hacen la diferencia pero de una forma muy distinta al resto del mundo, debido a la diferencia de nivel entre extranjeros o profesionales, y nacionales.

Yo estoy acostumbrado a ver de todo, y siempre pienso que forma parte del juego. Sencillamente hay que respetarlo y contrarrestarlo, si es necesario. Pero…mis jugadores se sintieron mal. Era una forma de decirles: “ si anulamos a vuestro profesional, el resto no están capacitados para nada más”.

Bueno chicos, leed esto y ver el lado positivo: esta acción del contrario le da mucho sentido a esos continuos 3Vs3 que vuestro entrenador os hacer repetir día tras día en los entrenamientos. Que todo no es tener calidad para pasar un balón, hacer un regate o disparar con más potencia, generalmente cuando usamos nuestro coco, eso es lo de menos. Que siendo pequeños si somos capaces de pensar juntos y hacer lo que practicamos en las sesiones, sois jugadores para competir con cualquiera. Que nos hicieron un favor, al dejarnos tanto espacio para maniobrar. El vídeo es un ejemplo de cómo encontramos soluciones: pasar, cortar, volver y atacar el espacio libre para finalizar con gol en una hermosa paralela.

Todo se tradujo en el resultado final, con más goles que el adversario, pero con una mejor defensa, con un ataque también superior manifestado en los tiempos de posesión, en la efectividad, en las claras ocasiones de gol, en la gestión del mismo. Es lo que algunos llamamos “JUEGO DE CONJUNTO”.

No olvidéis que esto es un día a día y que nadie es más malo que otro. Los objetivos se alcanzan con trabajo y esfuerzo, lo que tenéis para venir cada día a aguantarme, cosas que otros, no hacen.

¡Enhorabuena!