Como estáis pudiendo observar, esta temporada, por respeto a mis jugadores no estoy publicando resúmenes de los partidos. Sí, respeto. Estos chicos que tengo en plantilla, excepto Casio y Saleh (jugador qatarí), es el primer año que practican este deporte. Algunos no jugaron ni a fútbol. Y lo peor es que de golpe los han puesto a jugar en una competición, que aunque no tiene mucho nivel, no deja de ser una máxima categoría de un país.

A esto le sumamos lo que en muchas ocasiones he repetido. Nosotros tan sólo jugamos con un jugador extranjero, por ser el primer año que participamos en esta competición (curiosa regla que permite jugar a todos de igual a igual). Esta circunstancia, aquí en Qatar, marca la diferencia. Enfrentarte a equipos con dos o más extranjeros (nacionalizados) no te da opciones. Sin embargo, de los tres equipos que estamos en esa situación, los tres nuevos, somos los únicos que ya en cuatro ocasiones, hemos conseguido ganar en dos y empatar en otras dos a equipos con sus dos especialistas.

Sumemos que jugamos con un portero que jamás jugó como tal, pero que se está entrenando desde el segundo mes para intentar serlo, y ahora, ya nos gana partidos.

Por esto, me siento orgulloso de estos chicos y hoy, como premio por el magnífico partido que disputamos ayer contra Al-Ahli, les cuelgo su resumen. Vosotros no podéis observar la diferencia pero ahora, nuestro juego, está lleno de conceptos de fútbol sala, más o menos estéticos, pero que con gran humildad y sacrificio, estos chicos van aprendiendo y poniendo en práctica, traduciéndose en resultados. Ayer fue uno de esos días. Con una clarísima diferencia de potencial, con menos jugadores que el adversario, con tan sólo un extranjero…no pensamos en esos inconvenientes y fuimos a por el partido. No sólo presionamos con ambición, confianza y seguridad. También intentamos atacar, divertir al espectador y divertirnos nosotros. Felicidades chicos.