marca

Otra prueba más de lo que somos, porque no damos para más. Aunque desconozco las circunstancias, incluso teniendo amigos en ese equipo de La Lazio, no puedo más que indignarme por la noticia. Lo lamento, y no quiero meterme donde no me llaman, pero el fútbol sala también es mío, de eso vivo.

Veo la noticia, y sabiendo que hay un equipo, por las circunstancias que sean, que está jugando con juveniles, ese resultado me creó un malestar profundísimo.

¿Qué conseguiremos enseñar al resto del mundo cuando alguien vea un resultado de 30-1? ¿Qué nuestro deporte es serio?. ¿Qué sus competiciones son estables y sólidas? ¿Qué somos respetuosos? ¿Qué protegemos a nuestros jóvenes?

Reclamamos lo que no nos merecemos. Somos deportistas e independientemente de lo que nos digan desde arriba, a veces, sólo a veces, tenemos que ser valientes para obviar órdenes propias de un ser humano estúpido. No sé quién daría esa orden, pero hacerle 30 goles a unos niños no es hacerle bien a nuestro deporte, ni a ellos. Ahora me dirán que eso es respetarlos, pero si soy padre y veo que a mi hijo le están endosando tal número de goles, sin respeto y sin compresión, me enfadaría muchísimo. Ya lo hago como entrenador, imaginar como padre.

Siempre digo a boca llena que me siento orgulloso de haber compartido una temporada con Marco Vacca. Este presidente siempre me decía cuando afrontábamos partidos más sencillos, en los que sabías que ibas a ganar con facilidad: “mister respeto por el adversario, sin ellos no hay competición”. Me pedía ganar sin humillar. Y me parecía comprensible aunque después por otro lado, otras personas me dijeran que no estábamos entre los equipos que más goles hacían. Pero me daba igual, yo apoyaba esa decisión y así hacíamos. Mis jugadores de ese año lo recordarán.

No nos hacemos bien con estas cosas. Intentaré saber el motivo real de tal sangría, pero desde fuera, ya me parece una aberración para la Divisione, para el Fútbol Sala, para esos niños, etc. Tan sólo espero que ese equipo sea campeón de liga y demuestre tanta contundencia con el resto de equipos.

Muchos pensarán que estoy loco, me puedo crear enemigos, pero si tengo que tener cerca a gente que hace estás cosas, prefiero, con respeto, vivir debajo de un puente.