foto partido 1 puma cupSiendo sincero, como intento ser siempre, no ando con ganas de comentar el partido, pero he de hacerlo por aquellos que nos seguís en la distancia, de España y otros lugares.

Disputamos nuestro primer partido. Como es normal, lógico, muchos nervios. Pasamos de jugar a nada, de jugar libre, a intentar jugar con criterio. Siempre hablo de micropartidos, hoy ha habido un montón. En los primeros diez minutos debimos ir 1 a 5, por ocasiones de gol. Pero no me gusta hablar de eso, no justifico nunca un resultado,  o un mal resultado,  con las ocasiones de gol. Me suena a “ganador moral”, y eso, no es bueno, no me hace crecer.

Hasta ese momento, con las carencias propias de un equipo en construcción  que ha dispuesto de tres semanas mal contadas de trabajo, nos asociamos a los sistemas trabajados, y todo fue bien. Marcamos de estrategia, dispusimos de cinco ocasiones mano a mano con el portero y controlábamos el juego ofensivo del adversario.

En un error de concentración, encajamos el empate. Todas las sombras posibles ocuparon las cabecitas de los jugadores. Desde la grada poco se puede hacer, más que sufrir. Para colmo, después de entrar en una espiral de juego nefasto, sufrimos la  expulsión de  un jugador. Los árbitros se equivocan o no, no  es mi labor juzgarlos, aunque a veces lo hago, como todos. Supimos sacar adelante la inferioridad durante 1’59’’, sí, lo escribo de nuevo, un minuto y cincuenta y nueve segundos. A falta de 1’’ nos marcan en un rebote.

En ese momento, restando ocho minutos, y la verdad, sin jugar a nada, sin crear peligro y sin dominar tampoco defensivamente al adversario, jugador-portero. Hacemos el empate a falta de 4’ y cuando el marcador indicaba 2-2, con 50’’ (cincuenta segundos de partido restantes), marcamos el 2-3.

Conclusiones varias. Primero los partidos duran cuarenta minutos. Segundo, siempre que estemos en una renta no superior a dos goles encajados, estamos en posición de poder salir victoriosos. Tercero, sin sistemas no hay fútsal, no hay juego ofensivo ni defensivo, y eso nos ha pasado hoy. Cuando nos tiramos del barco a jugar a nuestro aire, desapareció el conjunto. Cuarto, no hay equipo pequeño hoy día. Cualquiera  te puede ganar. Quinto, ¡cómo se sufre desde la grada!

Ha sido el primer partido de la temporada que este equipo, Agleymina, vence con jugador-portero, atacándolo y defendiéndolo. E igualmente en el último minuto de partido.

Por lo demás, agobiado por muchas cosas que no deben suceder, pero que no quiero hablar, lo importante es sacar adelante el partido de mañana con un jugador  sancionado, pero no será excusa. Los resultados ayudan y mucho. Bardral y Shonan empataron en su grupo contra equipos del nivel del nuestro de hoy. Oita igualmente empató a tres en su grupo, también con un equipo de una categoría inferior. Si somos capaces de ganar mañana, un resultado positivo e incluso la derrota nos valdrían para estar en la fase final. Pero ganar mañana será complicado.