Por fin una curiosidad, podríamos decir, italiana, aunque igual esto pasa en cualquier parte del mundo… o no. Después de varios meses, cinco concretamente, y pillar varios cabreos de importancia, me doy cuenta de lo que sucede. Esta gasolinera está cerca de casa, y no pongo la foto para hablar precisamente de los precios, que, saltan a la vista, son desorbitados. La pongo porque, realmente, son “dos en una”, y, si no te das cuenta rápido, pues pasa lo que pasa… rebote al canto.

Normalmente, cuando entro, poso el coche sobre uno de los surtidores de la derecha de la foto, los más próximos a la teórica estación de servicio. Creo que cualquiera haría lo mismo si están libres. Allí pagas y cuando sales, ves cómo el señor de enfrente, uniformado como trabajador, está, si no hay clientes, pacíficamente sentado cerca de la casetita que podemos observar. Mil veces he pensado qué sentido tenía ponerme yo la gasolina, ensuciarme las manos (no hay ni guantes), estando allí un trabajador, casi, tomando el sol. Como en cualquier lugar, piensas que el mundo está lleno de vagos, he de ser justo, lo he pensado muchas veces, pero resulta que no es así.

La solución es que de los cuatro surtidores, los dos de la derecha pertenecen a una empresa, FAI DATE. Los dos de la izquierda, a SERVITO. El primero de ellos es autoservicio y el segundo, un señor, éste del que he malpensado cientos de veces, cortésmente, te pone el combustible.

Resumiendo, tiene toda la pinta de ser una empresa dividida en dos por algún motivo, una de ellas autoservicio con dos surtidores, y otra no. La primera con una supercafetería y tienda, y la otra con una caseta minúscula que solo sirve para proteger de la lluvia, cuando no hace sol, al señor que te sirve.

A esto le sumamos, como se puede ver en la segunda foto, que los paneles informativos sobre los precios, elevadísimos por cierto, están situados (pienso que con intención) al contrario. Llegas a las gasolineras, dos en una, y ves, el panel de la izquierda y el de la derecha. Lo primero que piensas, independientemente de los precios, es que el primero pertenece a los surtidores de ese lado y el segundo al otro. Pues no, es al contrario, con lo que ahora, después de saber la curiosa división empresarial, continúo errando, o continuaba, y siempre me iba al servidor más caro.

Igual es una curiosidad un poco aburrida pero… jamás lo había visto.