Existe mucha teoría sobre el ataque con jugador-portero, ataque de cinco, power-play, como queramos llamarlo, tanto a nivel ofensivo como defensivo, los distintos sistemas que podemos utilizar en función de la calidad de nuestros jugadores, del rival, de la situación de partido, del modelo usado en defensa o ataque adversario, del tipo de pista, etc. A lo largo de una temporada si hacemos uso de las estadísticas, que deberíamos, es algo obvio, se consiguen más puntos defendiendo está situación que atacándola, es muy complicado actuar con diez jugadores en un espacio de 20×20 mt. Incluso hemos sido capaces de adaptarnos a la nueva normativa, a la limitación en el uso del jugador-portero, colocándolo en otras líneas para evitar la presión. Algunos aspectos son evidentes, los equipos de mayor presupuesto, algo normal, con jugadores de mayor calidad suelen obtener más rendimiento de la situación 5Vs4 en ataque, realizándola incluso en momentos del partido que otros equipos, los más modestos, con menos recursos técnicos, con menos calidad en general, pueden.

Ante esto, nos vemos obligados a buscar alternativas, que las hay, a pasar por alto algunos sistemas y realizar acciones puntuales en las que, con pocos pases, con menos elaboración, seamos superiores y consigamos la ventaja necesaria. O, a utilizar conjuntamente varios sistemas, obligando a transformar la defensa adversaria continuamente, al margen de todo lo conocido ya, y como he dicho antes, de lo que hay mucho escrito en la red, bibliografía, etc.

El abanico de posibilidades es infinito, en esta ocasión, comparto dos situaciones realizadas este curso en Jaén. No hemos sido un equipo en la segunda vuelta necesitado de realizar la situación con jugador-portero, y con ciertas limitaciones en cuanto al pase y finalización. Elaboramos estos dos procedimientos, se salen del término sistema, y el rendimiento alcanzado, en momentos puntuales e importantes ha sido óptimo.

La primera de ellas consiste en realizar un giro con cuatro jugadores simultáneamente, manteniendo al del centro  en su posición. Previamente usamos dos sistemas, hombre a medio camino, intentando sacar ventaja si fuese posible, para posteriormente convertir a 2-1-2, y terminar realizando el giro mencionado para la finalización. No es necesario acabar el procedimiento, si previamente, el rival nos abre la puerta con cualquiera de los dos sistemas iniciales utilizados. Dos de los cortes de vídeo muestran perfectamente como es posible acabar con otras opciones, una con tiro exterior y otra con pase directo a la línea de finalización.

La segunda acción o procedimiento táctico-estratégico, es una jugada de inicio, creando un espacio libre para, tras realizar un cambio entre el portero y jugador-portero éste lo ocupe y  lo aproveche. Completamos está acción con un vídeo que muestra otra opción con finalización en el ala sobrecargada y uno en el que, anticipándonos al rival, entendiendo que esperaba esta jugada, la cambiamos por una simple gitana.

Ambas acciones son un ejemplo sencillo, podemos implementar muchas más, que se salen de los propios sistemas de juego.

  1. Miguel Gago

    en mayo 27th en 18:25

    Excelente trabajo Cesar, muchas felicidades por levantar a este equipo de Jaen, y tambien por tu renovación. Aunque mo hablemos te voy sigueindo. Un abrazo

>