Archivo para la ‘FÚTSAL’ Categoria

 

Son tiempos difíciles para la táctica en fútbol sala. Con defensas absolutamente individuales, salvando excepciones muy contadas. Defensas que convierten al jugador en un perro de presa, sin capacidad para ahorrar energía, anticiparse dominando el espacio o defendiendo líneas de pase, y no, adversarios, son malas compañeras de la tan famosa, manida, mal usada, toma de decisiones. Pero existe, aunque no lo parezca.

Y no hablemos de los ataques, insisto, salvando contadas excepciones. Excesivo uso de situaciones uno contra uno. Cuanto menos elaboremos mejor, no lo entiendo. Abuso del pase al pívot, para que nos solucione la situación. Eso sí, buen uso del balón parado, como mal menor a tanta simplicidad táctica.

En este paisaje, no puede pasar desapercibido para mí, un movimiento que por muy absurdo, lento, incongruente y poco agresivo que parezca, hace un daño terrible. De hecho, suele estar ausente de los modelos tácticos habituales. Yo os he puesto sólo dos ejemplos, pero tengo bastantes más, de varias ligas del mundo.

Órdenes como: ¡Corta con velocidad!, ¡Cambios de ritmo!, ¡No cortar por cortar! o ¡Pasar y cortar sí o sí!, ¡Siempre un hombre en apoyo de seguridad!, no encajan con este movimiento.

Es simple. Cortar cuando un hombre esté encarando, fijando, amenazando a su defensor con ser desbordado (1Vs1). Atrae la atención de los cuatro defensores por el peligro de desborde. En ese momento, el del medio, el que cierra supuestamente, corta sobre el eje. Despacio, como si la cosa no fuese con él, sin llamar la atención, pero acuchillando la estructura defensiva y, sobre todo, CONFUNDIENDO con ese aparentemente estúpido movimiento.

Como dije anteriormente, casi siempre este movimiento está fuera de modelo ofensivo, del sistema, de las reglas. Y, suele ser ejecutado por jugadores expertos, veteranos, que entienden estas cositas que a muchos se nos escapan.

Para mí, humildemente, genial movimiento, estético, inteligente y con una capacidad de camuflaje por encima de lo normal. Corte sobre el eje vertical de la pista.

 

Artículo interesantísimo aportado por Tiago Polido, Sergio Mullor y Carlos Corona. Los números son fríos y objetivos y deben servir para saber qué camino debemos tomar en el futuro.

Sin entrar en los detalles del artículo, que obviamente los podéis observar si dedicáis unos minutos, analizarlo desde un punto de vista simplemente comparativo sería un error.

En Asia el fútbol sala es mucho más joven que en Europa. Como lo es entre Brasil y el resto del mundo. El conocimiento del juego es algo a lo que se llega tras muchos años de experiencia y análisis. No copiando e imitando. En Asia, muchos países con técnicos locales y jóvenes, están en la fase del copia-pega. Pero llegarán con el tiempo a comprender el juego y será mucho más pausado y lógico. La llegada de técnicos extranjeros ayudará, pero necesitarán su tiempo, como en su momento lo hemos necesitado en Europa.

Articulo Origen de los goles – Español

La educación en estos países, es puramente memorística. Los mejores alumnos no son los más resolutivos sino aquellos con mayor capacidad para acumular datos. Eso se traslada a la pista. No necesitan comprender el porqué de las cosas, sencillamente memorizarlo y hacerlo. Y claro, aquí aparece un enorme problema: lo que haces hoy lo habrán olvidado dentro de dos días.

La diferencia cultural es enorme. Nunca un fútbol sala será igual que otro. Los matices culturales, las características de las diferentes razas, su ritmo y tipo de vida, sus necesidades, entre otros factores, serán aspectos modificadores de todo lo que realicen con respecto, por ejemplo, a Europa.

Sumemos además los diferentes biotipos. A diferencia de Europa, en Asia podemos apreciar una gran variedad y diferencias entre los diferentes cuerpos de los atletas, su musculatura, su capacidad de recuperación, sus dimensiones. Basta con poner enfrente a un Iraní y a un Vietnamita.

Os felicito entrenadores por esta magnífica aportación que siempre, será de enorme utilidad si la entendemos correctamente.

 

 

Otras ligas deberían tomar nota de esto. Afortunadamente los vídeos de la LNFS están a disposición de cualquier persona del mundo en su canal de Youtube. El fútbol sala es para compartirlo, que no haya miedo, que te imiten no es malo si lo estás haciendo bien. Una vez finalizado el tironcito de orejas vamos al grano.

Respetando la selección de los cinco mejores goles habituales de cada semana, yo, me voy a guardar estos dos para mi colección personal por lo mucho que aglutinan.

El primero de Ximbinha…y Ari. Desde la fase de recuperación hasta el final. Cómo Ari temporiza hasta que Ximbinha gana el interior. Cómo Ximbinha realiza ese control orientado fuera-dentro aprovechando que Buendía está siguiendo al balón con la mirada. Y, sobre todo, la velocidad de ejecución.

El segundo de Márquez. Un jugador táctico, cerebral, disciplinado, siempre al servicio del equipo. Verlo hacer ese regate y transitar desde la zona de iniciación hasta la zona de finalización, con esa velocidad y controlando a todos los elementos que tenía delante, detrás y en el espacio lateral, es una delicia para la vista. Ese regate con el que desborda a dos jugadores, y la finalización,  arriba y al lugar que el portero no espera, arriba.

La belleza de nuestro deporte la encontramos generalmente, en los jugadores que de forma más simple ejecutan sus recursos técnicos y tácticos. Y  nunca, un gol debe ser visto  de forma aislada, hasta que se materializa, encontramos varios porqué.

 

“No estuvimos acertados en la toma de decisiones”. A veces a los entrenadores se nos escapa. Eso de lo que tanto hablamos, de la importancia de tomar decisiones.

Tomar decisiones se está convirtiendo en la solución para todo. No estamos descubriendo nada nuevo. La vida es una continua toma de decisiones. A veces esa decisión será la acertada y otras no.

Pero realmente, ¿buscamos en el interior de esa expresión?  Parece ser que ahora basta con aportar a los jugadores un mínimo de recursos tácticos y lo demás…” toma de decisiones”. Se la damos al jugador “X” y que él decida.

Seguramente no estaréis de acuerdo y eso me gusta, eso enriquece. La cuestión es que observando y observando, insisto en que tal vez sea una apreciación muy subjetiva, los entrenadores cada vez aportamos menos. Intentamos simplificar de tal manera que nuestra labor empieza a ser minimalista, con tal de que el jugador piense menos y haga lo que le venga en gana, que su trabajito sea muy sencillo. ¿Para qué le vamos a complicar la vida? Leer Más…

¿A qué te dedicas? Yo juego a fútbol sala, soy jugador de fútbol sala. Jugamos a fútbol sala. ¿Qué tienes que hacer hoy? Tengo partido, jugamos contra… Hoy tenemos scouting sobre el partido que jugamos la pasada semana. Ellos jugaron mejor que nosotros, por eso ganaron. Nos jugamos la liga la semana que viene. ¡Qué injusto es este juego! no siempre gana el mejor ni el que mejor ha jugado.

Podríamos sustituir alguna vez el verbo “jugar” por otro verbo,  pero, irremediablemente está presente en nuestra profesión. El verbo jugar va asociado a “divertirse”. Está bien eso de jugar por dinero, pero si no te diviertes, el dinero no tendrá sentido y al final, se volverá en tu contra al ir en dirección opuesta a tus deseos.

Está bien eso de decir: “es un profesional, que se comporte como tal y haga lo que le dicen”. Si no se divierte jamás será un gran profesional.

Puedes hacer cualquier cosa que se te antoje, pero jugar a fútbol sala (lo podemos aplicar a cualquier deporte) implica que el sujeto debe divertirse y en eso, consiste nuestro papel, hacer que lo consiga. Que venga a entrenar y que entrene pero, que se divierta. Que juegue para ganar, que respete las reglas  de su equipo y sea disciplinado  pero que se divierta. Que cobre al final de mes, pero que se haya divertido o, lo perderemos como jugador y nunca podremos disfrutar de todo eso que nos puede dar y que seguro que lleva dentro.

No olvidemos que nuestra labor es hacerlos “JUGAR”…

Que se diviertan entrenando.

Que se diviertan jugando.

Que las tareas sean divertidas.

Que adaptemos los modelos tácticos a sus cualidades para que se diviertan.

Que los scoutings sean divertidos y amenos.

Etc., etc., etc.

Si los veo trabajar y además divertirse yo también lo haré.

¿Cómo hacerlo? Ese es el descubrimiento más complejo y laborioso que nosotros los entrenadores podemos acometer y al que, nos debemos y estamos obligados.

 

 

Hace unos meses en uno de esos momentos que los entrenadores nos ponemos delante de un papel sin saber que te va a salir, con todo preparado para el siguiente entrenamiento, escribí algo que salía sin más.

Puede parecer que no tiene sentido. No lo sé. Sencillamente como todo lo que hago y decido compartir, lo hago sabiendo que en la diversidad de opiniones esta el enriquecimiento personal.

No es nada importante, de hecho me creó curiosidad lo que otros compañeros pensaban e hice una pequeña encuesta que será totalmente privada.

Yendo al grano. Desde ese momento a cada jugador, en cualquier momento, le doy esta especie de test para que ellos mismos se autoevaluen. No me lo tienen que devolver, ni quiero saber las respuestas (son sí o no), pero a ellos les vale para saber aquello que puede ser importante mejorar.

No está repasado ni mejorado, está tal y como fue parido. Paralelamente al jugador yo también lo hago y posteriormente, y de forma libre, él decide sin lo confrontamos o no.

Obviamente al ser un test cualquiera lo puede diseñar relacionándolo con su forma de ver su profesión, la vida, todo en general. Y claro que no existe el jugador ideal, el jugador perfecto, es sencillamente un test. Os dejo una captura de pantalla y un enlace para descarga del pdf.

Jugador de fútbol sala sí:no

 

Nos encontramos preparando, o intentando preparar, la próxima Copa de Asia de fútbol sala para clubes campeones de sus respectivas ligas. Se nos presenta una más que atractiva competición. Tras ser campeones de Liga y Copa tenemos delante un reto más que complicado.

Me decidí a retomar tras las vacaciones la actividad en el blog con este artículo, porque muchos me preguntáis por la situación del país. Es de todos conocidos la crispación política en la zona. Yo os lo voy a intentar contar desde dentro, desde la posición de un emigrante, de forma breve, y claro, lo tengo que relacionar directamente con nuestra preparación.

He leído mucho, visto muchos vídeos, y todos contamos nuestra experiencia de la forma en que la vivimos. Lo que no podemos hacer es asustar e inventarnos historias que lo que crean es confusión.

En primer lugar, hablaré de cómo nos está afectando el bloqueo que sufre el país por parte de otros países vecinos. Más allá de tener que cambiar algún billete de avión por la restricción del espacio aéreo, y de que, se observa que algunos productos alimenticios se agotan, pero los sustituyen por otros de otras procedencias, no hay nada más.

Al margen de lo anterior, Qatar lleva varios meses inmerso en una fuerte reestructuración. Han decidido invertir menos y están reduciendo personal en todas las áreas del país. Es decir, emigrantes. A unos nos puede afectar y a otros no, pero están en su derecho de reorganizarse como quieran. Esto le está generando inquietud a muchas personas, otras lo llevamos mejor, algo que está dentro de lo normal.

Y no hay nada más que nosotros percibamos en la calle. La vida se desarrolla con total tranquilidad, con nuestras rutinas, trabajos y movimientos diarios. Incertidumbre existe, yo la tengo, y creo que casi todos, pero mantenemos la calma.

En lo deportivo, obviamente, lo anterior nos está afectando. De ahí que más allá de las excusas, son cosas que no dependen directamente de nosotros. Dentro de la tranquilidad aparente en la que vivimos. Jugadores que por sus trabajos no pueden asistir a los entrenamientos. No poder planificar debido a la incertidumbre política y la poca fe que se le tiene a la Copa de Asia, están siendo determinantes.

Esto no es nuevo para mí. En este país debes demostrar diariamente que se equivocan, que hay cosas que son posibles más allá de su particular forma de entenderlas, es nuestro día a día. Es complicado pero la vida ahora nos da la oportunidad, de demostrar que es difícil pero posible. Y, en condiciones realmente adversas. No penséis que trabajar aquí es un chollo, que no lo es. Pero para retos esta hecho el hombre, al menos los ambiciosos.

Y creo que cuento con jugadores que, a pesar de las adversidades, lo son. Afrontamos la preparación con ILUSIÓN, algo que jamás debe faltar. El jugador local tendrá en esta ocasión, porque así creo que debe ser, un papel fundamental. Es el momento de elegir bien, de involucrarlos y hacerlos creer por encima de las promesas. Eso no se consigue más que con trabajo diario y que ellos lo vean.

Tras la primera semana, que nos ha servido para adaptar a los nuevos jugadores al estilo de trabajo, conocernos un poco mejor y recuperarnos físicamente de los torneos de Ramadán, afrontamos ya con todos, las últimas tres semanas. Mucho va a depender de lo que seamos capaces de hacer en la pista durante las sesiones de entrenamiento. De convencerlos y hacer creer en ellos mismos.

La última Intercontinental es un gran ejemplo.

Nunca he creído en los premios al mejor entrenador. Soy de los que piensa que debemos ser buenos profesionales ante todo y después, que cada un muestre sus diferencias, sus propias características. Aquellos que estén aquí sólo por dinero que se marchen. El fútbol sala necesita pasión, dedicación, sacrificio, análisis, planificación, humildad, y muchas horas de trabajo… sencillamente ser profesionales. Leer Más…