Archivo para la ‘General’ Categoria

 

Algunas veces te vas con dos tipos de sensaciones, la dulce y la amarga y, debes quedarte con las dos, digan lo que digan, de ambas se aprende.

Hoy disputamos un partido muy importante para nosotros, pero esta importancia ha sido adquirida al final. Hoy sí, nuestros chicos locales sin ninguna experiencia y sin ninguna ayuda han demostrado, ante un coloso, que no son menos que nadie y que, también se puede hacer en Qatar.

Me hace enormemente feliz ver proyectos como el de Thai Son Nam, me alegro de corazón porque todos sabéis cuánto amo nuestro deporte y necesitamos que gente como esta, nos muestre el camino en Asia, especialmente en los países del Golfo. Dicho esto, haber competido contra ellos y hacerlo (sin jugar a nada, pero hacerlo) hasta faltando muy pocos minutos no me demuestra lo héroes que son mis jugadores, me demuestra que ellos están haciendo las cosas muy bien (Thai Son Nam) y son dignos de imitar. Y, si tuviésemos un mínimo proyecto, con pies y cabeza entre nuestras manos, no somos más raritos que nadie, podríamos llegar algún día a competir con ellos, pero…dudo que eso lo vea quien tiene que verlo.

La derrota te muestra el camino si lo has dado todo hasta el final. Hoy fue así. Lo triste, lo del arbitraje.

A estas alturas no somos tontos. No hay cosa que más rabia me dé que piensen que somos tontos, yo al menos. No soy un avanzado, pero tampoco tonto, tonto y tonto tres veces.

Vamos por partes porque no corren buenos tiempos para aquellos que nos gusta decir las cosas tal y como las vemos.

Que Al-Rayyan hoy saliera vivo con opciones de poder sumar en el último partido y clasificarse no es bueno para la imagen de esta competición. Nosotros ya bastante tenemos con estar aquí y yo soy el primero que puede entender esto. Los que más lo merecen son aquellos que muestran un proyecto serio y que le dan valor a la competición, al fútbol sala de este continente.

Pero, podían ser un poco más discretos. Como he dicho en la entrevista final Thai Son Nam ha sido el auténtico merecedor de los tres puntos, sin lugar a duda, otra cosa es la permisividad arbitral. Seguramente ellos piensen que yo barro para casa, pero os aseguro, sobre todo por los amigos que tengo ahí, que no es así.

El fútbol sala de hoy como pasó en la edición de 2017, la última a la que acudimos, se ve perjudicado, ensuciado, por la enorme permisividad arbitral. Solo quiero que sea igual para los dos y que el espectáculo prime por encima de todo. Demasiados contactos y bastante descarados.

Les he puesto el ejemplo de nuestro país, España. Gracias a las quejas de determinados entrenadores el colectivo arbitral, que ha escuchado, ha hecho que mejore mucho el aspecto de contactos, de agresividad que, solo impide que el espectáculo atraiga gente, que es lo que nos hace falta. Quiero ver el vídeo y si me tengo que retractar de mis palabras lo haré, pero estoy convencido de que no es así.

Muy feliz porque mis jugadores aún no saben lo importante que es lo que han hecho hoy, estar hasta el final del mismo con opciones de ganarlo. Cuando la gasolina no te da, no te da y, hoy la estiramos demasiado.

Mabruk…

No podíamos empezar peor. La sensación de mis jugadores es buena, pero no es real. Cuando encajas nueve goles y solo haces cuatro, no es resultado para ver las cosas positivas y sí las negativas.

Es un claro ejemplo para entender por qué cuando acabas la carrera necesitas hacer prácticas, hay un salto desde la teoría, muy grande. Todo lo trabajado fue genial, pasarlo a la pista nos costará tiempo. Aquí no está el entrenador que te permite repetir la estrategia que fallas, ni el que, para la sesión para corregirte cualquier aspecto táctico, ni el que entenderá de situaciones personales o profesionales. Aquí tendrás un rival que hace su trabajo, ganarte, y, por cuantos más mejor.No me atrevería nunca a decir que hemos sido superiores en algún aspecto del juego, el resultado es contundente. Pero sí he visto alguna cosa que me va a hacer pensar en positivo. Mi experiencia me lo dice, nada será fácil y menos un salto de este calibre para estos jugadores.

Analizar mucho. Pensar más. Creer sin dudar. Trabajar sin parar. Los caminos largos no se recorren de un día para otro. Los atajos la mayoría de las veces hacen el trayecto mucho mayor. Lo de hoy es una clara demostración de realidad, de lo que he hablado en post anteriores. Nuestro fútbol sala, el de ahora, el que no tiene atajos, está diez o doce años por detrás del resto de países asiáticos. Si quieren podrán algún día competir, si no quieren, por mucho que lo intente, será en vano.

No se ha fallado en aspectos tangibles, se falla en aspectos disciplinarios, concentración, excesiva motivación y falta de realismo. El camino es tan tan largo que la paciencia será el único argumento para recorrerlo con seguridad.

Felicitar al equipo iraquí, no hay duda de que merecieron eso y tal vez algo más. También a mis jugadores, porque recibir una dosis de saber estar es fundamental y ellos, la aceptaron.

Los errores fueron los mismos que ya anticipaba, propios de la inexperiencia, de la prepotencia, de la arrogancia, del exceso de confianza, del querer jugar sin competir,  de una juventud que en nada se parece a generaciones anteriores. Ante esto, adaptarse a ellos será fundamental tanto en el deporte como el cualquier aspecto de la vida, para poder mejorarlos.

Será complicado ganar un partido, pero mejorar cada día espero que no. El próximo partido nos vendrá un equipo que sigue las directrices de un proyecto serio como es Thai Son Nam. Especial por enfrentarme a un amigo y compañero de hace muchos años, Antonio García. El grupo de entrenadores españoles en ese proyecto está demostrando que con tiempo y profesionalidad las cosas salen y muy bien, a día de hoy son uno de los equipos más competitivos de Asia.

El fútbol sala en Qatar desde hace dos años no está recibiendo el mismo apoyo que recibía anteriormente. Con la prohibición de usar jugadores extranjeros, añadido a la reducción de las ayudas económicas, nada comparables con las que se recibían antes, el nivel se ha visto muy afectado.

Lo que parecía una evolución durante los doce años de vida del fútbol sala aquí, se convirtió en una inyección de realidad. Todo había sido un derroche de dinero sin sentido. Por aquí han pasado jugadores que nos han costado mucho, al igual que entrenadores, traídos del extranjero como es mi caso, a los que nos han escuchado poco o nada. Pero, nunca se ha apostado seriamente por el jugador local. Como siempre digo, se optó por el camino más corto, comprar lo que no se tenía en lugar de crearlo a lo largo del tiempo apoyándose en un proyecto coherente.

Ahora afrontamos un difícil torneo y este post, me salía del alma. En este paisaje de despropósito el jugador local debía dar un paso adelante, porque también ha sido responsable del desastre. Les ha sido muy fácil estar al amparo de los extranjeros que tenían toda la responsabilidad, embolsándose buenas cantidades de dinero, sin ningún tipo de compromiso con los clubes. No había obligación de asistir a todos los entrenamientos, su implicación ha sido nula, sus hábitos de vida no se correspondían con lo que demandaba la competición y sus salarios. Una vez firmados los contratos, “Jalás”, ya daba igual, sabías que de una forma u otra te harías con ese dinero fácil.

He visto muchas cosas feas en los seis años que llevo aquí. He sufrido mucho intentando hacerles comprender a todos que, o cambiábamos toda la actitud o esto tan solo podría ir a peor.

A principios de junio, se invitó a todos los jugadores locales que quisieran participar en la Copa de Asía a unirse al trabajo. Todo empezaría el día 23 del mismo mes. Como ya es sabido por todos, no disponemos de plantillas suficientes para un torneo así. De unos cuarenta y cinco o cincuenta jugadores que considerábamos aptos, tan sólo once, sí once, dieron el paso adelante. Una triste pena. Como siempre evitando el compromiso. Demasiado trabajo, ¿verdad? Había que correr mucho, ¿cierto?

Bien, pues hoy es un día muy feliz para mí. Después de casi cuarenta días trabajando con estos once jugadores locales, más los dos extranjeros que podíamos tener, puedo decir que he disfrutado con la preparación más que nunca en Qatar. Sí, más que nunca. Ha sido mejor incluso que cuando teníamos extranjeros.

Sinceramente veo muy complicado poder ganar algún partido, pero eso no es lo importante. Lo importante es que, por primera vez en estos doce años, un grupo de jugadores locales ha dado un paso adelante demostrando que sí pueden. Se trabajó con dureza, intensidad, compromiso y profesionalidad, como requiere cualquier torneo de este calibre. Ellos se dieron cuenta de que son válidos, como cualquier jugador de cualquier país. Tan solo necesitan tiempo y continuidad.

En todos los casos ha sido complicado, pero entendieron el camino. Perdieron peso, adoptaron mejores hábitos de vida, asistieron a las sesiones todos los días y los que no pudieron por trabajo, lo recuperaron en días de descanso. Doblaron, asistieron en sus sagrados viernes, renunciaron a estar con la familia, sufrieron porque cognitivamente están a años luz, pero…LO HICIERON.

Siempre consideré que el resultado lo da el tiempo, y ahora si puedo asegurar que estos han comenzado su camino, el de verdad. Lo que tarden en llegar no dependerá solo de ellos. Ahora os toca, y sabéis a quién me refiero.

Pase lo que pase en el torneo ya nadie nos quitará la satisfacción de haber realizado un trabajo excepcional y no precisamente con demasiada ayuda externa.

Mucha suerte chicos, merecéis lo mejor y millones de gracias por haberme soportado y haberme hecho disfrutar de esta manera en estos cuarenta días. Tenéis mi admiración y respeto, ahora sí os lo habéis ganado en la pista.

Hoy, partimos y me voy a morir por ayudaros, no merecéis menos.

Los que hayan leído mi blog saben de mi tendencia a exigir más profesionalidad a aquellos que nos dirigen, desde nuestros gestores de club a nuestros guías (casi espirituales) que copan los puestos de organización…los importantes.

Yo, César Núñez, creía que los mejores jugadores son aquellos que, no solamente tienen grandes cualidades técnicas, también los más inteligentes, los mejores conocedores del juego. Para que nos entendamos, menos trabajo para los entrenadores y tiempo para invertirlo en mejoras otros aspectos del juego en nuestro equipo.

Ver a un jugador correr tras otro obedeciendo órdenes, sin permitirles hacer ninguna lectura del juego, sin concederles la posibilidad de equivocarse en una anticipación, derrochando energía que luego les falta para llegar al final, sin ver su faceta humana. Aquella faceta humana que nos distingue de algunos animales por la capacidad de razonar que tenemos, la capacidad de pensar.Disertar sobre esto siempre será un placer. Disertar sobre herramientas para hacer desaparecer al jugador y convertirlo en un perro de presa, no.

Y, la fórmula actual de tomar dar libertad para tomar decisiones en ataque, pero, no en defensa, me parece un camino fácil que nunca debemos coger. El jugador es inteligente, unos más y otros menos. El jugador tiene capacidad para percibir, unos más y otros menos…en todos los momentos y situaciones del juego. Nosotros sólo debemos mejorarlos.

Próximo 23 de junio, semana que viene, día marcado para el comienzo de la preparación de la Copa de Asia de clubes 2019. Puede ser la última participación de un equipo qatarí por el cambio de normas. Puede ser un calvario o un torneo que nos permita alcanzar los objetivos marcados, es importante este torneo para Al-Rayyan.

Lo que sí sé seguro que va a ser es una preparación repleta de ilusión, entrega, trabajo, dedicación, compromiso, como no podía ser de otra forma, por mi parte. Todo dependerá como siempre, del trabajo.

Para los chicos será un reto, y, para mí, mucho más que eso. Es sencillamente ambición. Empieza todo así que, como siempre, mis mejores deseos y suerte para los jugadores y directiva. !Apretaros¡  va a ser duro.

En unos tiempos muy complicados, con una sociedad cada vez más deteriorada en la que el respeto brilla por ausente, estaría muy bien no olvidar que es en la pista donde los deportistas deben hablar.

 

Con mucha alegría y, tras mucho trabajo, por fin podemos decir que merecidamente hemos sido campeones. Nos lo debía la competición. El año anterior hubo demasiados contratiempos, demasiados empujones que no nos permitieron ganar.

Pero el deporte hace justicia. Hoy nuevamente, Al-Rayyan da un ejemplo más de que el trabajo paga. El trabajo en el silencio y con bastante sufrimiento. Meses muy duros, con un equipo totalmente nuevo. Hecho con gente que apostó por el trabajo, tras no poder retener a la mayoría de nuestros jugadores, con los que llevábamos varios años trabajando, mis antecesores y yo. Fue muy triste y la impotencia nos invadió durante los primeros meses de la competición.

¿Parece que no esté feliz verdad? En parte así es. No vale todo para ser campeón y creí haber visto demasiado, pero nunca se deja de aprender.

Gracias a aquellos que con tanto odio, rabia, imprudencia, orgullo, arrogancia, desprecio y mala educación nos han intentado hacer daño. Les felicito por haberme hecho, a mí en especial, mucho más fuerte y rico en conocimientos de lo que era. Con una mayor experiencia que me servirá para ser mejor en el futuro. ¡Gracias, gracias y gracias! Sois increíbles.

A cambio os daré mi mejor consejo, si queréis vencer, solo hay un camino…trabajar con honestidad y profesionalidad.  El deporte solo quiere a esos, aunque vivamos malos momentos…

¡FELICIDADES RAYYAN! Y a todos aquellos que fueron parte de nosotros y lo siguen siendo en la distancia…ellos, saben de lo que hablo.

 

 

 

Para disfrutarlo al máximo desde la posición de un entrenador. Por orden como siempre, aquí os dejo las curiosidades o acciones con las que me quedo de esta jornada. Posiblemente las mejores en lo que va de liga.

En primer lugar (1), las estrategias de córner de Jaén. Detrás de eso hay horas de observación para saber cómo va a reaccionar su rival ante estrategias que, posiblemente conozca. No siempre es necesario cambiarlas, pero si anticiparte a las reacciones del contrario. Casi siempre hablamos de “anticipación defensiva” pero, también existe la “anticipación ofensiva”. Magnífico ejemplo para mostrar en cualquier curso de entrenadores. Hacer creer que vas a hacer una cosa Yy acabas haciendo otra.

En el puesto dos (2), la increíble obra de arte, jugando a un contacto o a un toque de Aspil. Podemos ponerle cualquier palabra a esta acción: creatividad, verticalidad, simpleza, descaro, colaboración, continuación ofensiva, todo todo. Pero, no olvidemos que se juega a un contacto en sus momentos más importantes. Fantástico.

Cuando me refiero a la bestia (3), no es ni mucho menos al envío del portero de Valdepeñas. ¿No es cierto que muchos están en contra de poder superar la línea de media cancha con un envío directo del portero?… Sí, y para eso está la gente del fútbol sala, los que somos capaces de convertir algo feo en algo realmente hermoso. Gran envío del portero y mejor finalización del receptor.

Para finalizar (4), otro ejemplo más de inteligencia, de capacidad perceptiva, saber dónde estás y posiblemente dónde están. Un amigo haría referencia a la orientación corporal, ¿puede ser el caso?. Daniel lo hace perfecto, no es nada fácil esta finalización, lo que demuestra que, por encima de su calidad técnica, su mejor cualidad es la inteligencia…la que más le interesa a un entrenador.

 

 

No hay día en que la LNFS no nos deje cositas interesantes. En esta ocasión elijo de tres jornadas: sexta, séptima y octava.

Sin ánimo de ofender a nadie como siempre, y desde un punto de vista muy subjetivo y próximo a mi forma de entender nuestro deporte, he seleccionado algunos vídeos en los que podemos ver lo siguiente:

  1. Magnífica elaboración ofensiva de Osasuna Magna. Ese movimiento, que visto en una pantalla parece simple, necesita muchas horas de trabajo. Me consta que Imanol es un obseso de la fase ofensiva y eso, se ve en la pista. Me quedo con la velocidad de ejecución de todas las fases de esta finalización de Rafa Usín. Desde el control inicial en contrapié ganando el eje, pasando por la protección de la línea de pase con un corte directo, hasta el apoyo para ganar en profundidad viendo el corte anterior y la posterior sobreposición. No todo el fútbol sala es la vistosidad de los goles, hay mucho más detrás y esto es un ejemplo de ello. Si os fijáis bien, en esta situación de juego, lo más llamativo como dije antes es la lectura de los tres jugadores y la velocidad con la que lo ejecutan. Pero, y siempre hay un “pero”, contando con los dedos de una mano me salen cinco defensores contra tres atacantes. Si defender es más fácil que atacar: ¿qué está pasando con las defensas?
  2. Bebe y Esquerdinha. Hay que tener una gran capacidad perceptiva para marcar esos dos goles desde la zona defensiva. Saber dónde está el portero y, castigarlo para que no acuda con confianza a tapar las espaldas en los balones largos. Es importante ya que así, conseguimos que el portero adversario se sienta inseguro ante la amenaza continua de un globo. Creo que no es importante marcar o no (obviamente si marcas mejor), amenazar al portero varias veces en un partido es relevante, más si cabe, cuando el adversario es un equipo que nos está presionando y dificultando las salidas, para lo que necesitaremos pases/envíos largos.
  3. Por último, una estrategia de banda/córner de O parrulo. No es nueva ni mucho menos, pero en mi opinión, el timing en su ejecución es perfecto y eso, es suficiente para observar el trabajo que hay detrás de ella, además de la precisión de los ejecutores, desde el que inicia hasta el que finaliza. La he seleccionado porque va en contra de lo que intento transmitir a mis jugadores cuando hacemos una estrategia: “siempre les digo que busquemos opciones sencillas” (mal por mi parte). Eso demuestra que hay otras opciones y que debemos estar abiertos a diferentes y más complejas estructuras (los entrenadores). Y, sobre todo, que hay que confiar en los jugadores, dándoles la oportunidad de hacer estas cositas tan hermosas. Al fin y al cabo, no podemos olvidar que jugamos para y por los que nos ven, en la cancha y en televisión.