Archivo para la ‘General’ Categoria

 

Siempre es igual, justicia. Obviamente apreciando el gran partido del adversario, que ha dado luz a la final, creo que, por juego, regularidad y todo lo que nos hemos expuesto somos justos campeones de la FA CUP 2019.

Solo nosotros sabemos lo difícil que ha sido, la presión que el grupo tenía tras dos años de dificultades. Cuando estás así, los goles en contra pesan el doble o el triple y los que marcas son la mitad o menos…justo, hasta que acaba el partido.

No voy a hablar más de una final que se ha decidido en los penaltis, por nuestros propios errores y presión añadida. Gracias a los chicos por dejarme compartir esta experiencia, yo sé, que han hecho lo que han podido.

Del futuro sí. Cómo dije ayer en el post previo, y repito hoy, ganar y no ver la realidad en la que estamos inmersos sería el mayor fracaso. Ganar y ser autocríticos e inteligentes para tomar las decisiones adecuadas y no volver a caer en un pozo similar, sería de ser un equipo que no solo parezca grande, que también lo sea.

En lo personal, fue increíble. Hacía mucho que no vivía un ambiente así. Unas aficiones modélicas, respetuosas, intensas, cariñosas que, en mi opinión son los que le dan luz a esto del fútbol sala. Mucha gente se quedó fuera, sin acceso. El estadio, dos horas antes casi lleno. ¡Qué afortunado soy!

Toca descansar y olvidar pronto estos dos meses de durísima carga mental. Y, con positividad, creatividad y ganas de hacer las cosas bien, preparar la próxima temporada en la que nos toca, intentar ganar la liga.

Mañana día de final. Nuestro camino para llegar hasta ella no ha sido nada fácil. ¡Lógico! es una final de Copa en un fútbol sala con jugadores muy inteligentes. Mucho potencial por explotar aún en este país.

Es cierto que a veces tomamos decisiones que no son las más adecuadas, por unos motivos o por otros, pero al fin y al cabo lo importante es asumirlas con positividad y hacerlo lo mejor posible. Lo que estoy viendo y viviendo en esta primera etapa de adaptación en Chonburi podría definirlo como absolutamente “desconocido”, “inesperado”, “desoncertante” y “sorprendente”.

Es largo de contar y seguro habrá momentos, al fin y al cabo, se comparte lo que se puede. Mañana tendré un problema, ganar y que eso no nos deje ver el camino, el nuevo camino que debemos tomar. ¡Cuidado! Puede parecer surrealista, ganar y pensar que sólo fue un mal sueño, sería desastroso. Perder y no enviar un mensaje de “hemos vuelto”, todavía peor.

Los que me conocen saben que ilusión, entrega y concentración no faltarán. También será necesaria un poco de suerte, más en esta situación.

Los chicos merecen acabar el año con muy buenas sensaciones, han hecho una copa perfecta, regular, contundente. Lo que ocurra en el entorno es incontrolable, por lo tanto, no merece la pena perder el tiempo con ello y con ellos.

Esta final espero y deseo que sea dura. El rival, un digno rival, campeón de liga y copa actual. Un equipo al que le sale todo, en dinámica positiva y con la tranquilidad de no tener presión añadida. Pero eso se acaba, los ciclos pasan y puede ser el momento de acabar con esta pesadilla que ya nos dura dos años.

¡Go Chonburi Go!

Responsabilidad y sobre todo preocupación. Es obvio que estoy feliz. Dejar un país en el que llevaba seis años y un club, que con sus más y sus menos era mi familia ha sido complicado.

Venir a un club que ha aportado tanto al fútbol sala asiático para intentar reconducirlo es un objetivo difícil. Pero, ¿qué sería de mí sin retos complicados?

No es tanto el juego lo que me preocupa. Hay que entender por qué suceden las cosas y sobre todo tener mucho apoyo para poder resolver los problemas. Esto ya es añejo, no obstante que no os quepa duda, Bluewave Chonburi, que podrá no funcionar, pero no será por trabajo, esfuerzo, dedicación y buena voluntad.

Es una forma de dar las gracias que, al hacerme más mayor, implica una mayor implicación conociendo los problemas desde la experiencia, que no es poca.

Mi preocupación, no deja de ser algo que ya he comentado varias veces en este blog. ¿Cómo es posible? Somos especialistas en hablar mal, en destruir, en criticar, sin mirarnos al ombligo. Muchos son los clubes que no ofrecen unas mínimas condiciones laborales para desarrollar nuestro deporte. Este es uno de los que sí la ofrecen, por la voluntad de la gente que lo creó y que actualmente lo dirige. Con sus errores y aciertos, con su inexperiencia, pero con una enorme voluntad.

Jugadores y entrenadores, staff, de nada vale quejarse y es importante cuidar lugares como este, que apuestan de forma importante por nuestro deporte. ¡Yo lo voy a intentar!

Muchas gracias por la confianza, muchas gracias por el recibimiento, muchas gracias por los detalles, nunca fue tan fácil en los veintitrés años de carrera que ya cubren mis espaldas.

Go Bluewave Go!  I am very happy to be here.

¿Quién está libre de haber tomado decisiones equivocadas? Cuando llegué a Catar el principal objetivo era realizar un profundo análisis y pensar, hacer una exhaustiva autoevaluación con el objetivo de que, a mi salida, pudiera focalizar toda la energía en hacer mi trabajo, un poco mejor cada día, cortando el acceso a todo aquello que sea literalmente tóxico. Mi piel se debía volver algo más gruesa.

Después de seis años llegó el momento. Justo un 13 de septiembre de 2013 ponía pie en Doha. Allá por entonces, en el antiguo aeropuerto me esperaba Askor, driver del club que me ofreció la posibilidad, Al-Shahania, de venir a este país. Hoy 10 de septiembre de 2019, me despido del club que me ha hecho aprender, a golpe de trabajo, las muchas cosas que puedo y las otras que, no debo hacer en mi vida, Al-Rayyan.

“Sé sincero y te odiarán, sé un falso y te amarán”. No fue un camino de rosas. Y no os voy a hablar de los resultados, títulos, etc. Eso, está de más.

En esta etapa de mi vida me toco superar auténticas dificultades, en todos los aspectos. Día a día fui venciéndolas con ilusión y trabajo, con fuerza, a veces con resignación. Me siento orgulloso y, creo que me volví de un material impenetrable. Como dicen mis jugadores, algunos, “los de fuera no sabéis lo que es vivir en el desierto”. Algo he visto y me basta.

Paso de excesivos agradecimientos y bonitas palabras. Cada uno sabe lo que ha hecho. Me crucé con gente de aquí, y de allí, en un territorio áspero. Posiblemente las mayores decepciones las viví aquí, también las mayores alegrías.

De las alegrías, sabéis los que formáis parte. De las decepciones, TAMBIÉN.

¡Volveré! No sé si de vacaciones, en tránsito o a trabajar de nuevo. El aprendizaje, de lo positivo y negativo, supera con creces lo conseguido.

Gracias Qatar. Gracias Doha. Gracias por estos intensos años.

Sé que no eres muy amante de estas cosas, pero mi rey, es lo que hay. Pasé seis años en Qatar y como tú mejor que nadie sabe, nunca fui de relacionarme mucho con los españoles de por aquí, con otros expatriados.

Tú y yo somos amigos hace mucho. De esos que no hace falta llamar cada día para saber que están ahí. En estos meses que pude compartir contigo, tal vez los más intensos desde que nos conocimos, hiciste que viera la vida aquí de otra forma, ya no me sentía tan solo. Por eso, y aunque eres un pesado dando las gracias, hoy me toca a mí dártelas a ti.

Yo sé, o, creo saber cómo eres, y nunca cambiaría al Antonio Bores que conocí y que conozco. Por encima de todas las cosas está la admiración y el respeto que te tengo desde hace muchos años, después la amistad y el cariño tal cual un hermano. Sé que lo que necesite, si algún día lo necesito, serás el primero en ayudarme a conseguirlo.

Qatar se queda con una buena persona y un gran profesional que jamás debe desaprovechar y tú, te quedas en un país que te dará muchas alegrías y tristezas, de las que debes aprender y hacerte cada vez más fuerte.

Nuestra vida nunca fue un camino de rosas, aunque tampoco debemos quejarnos, ni tú ni yo. Me siento feliz de haber compartido estos meses de otra forma contigo y disfrutar del ser humano que llevas dentro.

Millones de gracias Antonio Bores Cerezal, nunca dejes de ser la grandísima persona que eres. ¡Seguimos!

Tuve la oportunidad de conocer a Marquinhos Xabier en la Intercontinental de 2016 DOHA. Al margen del respeto y admiración que le pueda tener como entrenador, compañero, me pareció una persona muy humilde y sencilla, cosa poco común en estos tiempos.

Ahora al leer esto, no puedo dejar de reflexionar. No porque me moleste a mí. No porque me sienta aludido. No porque considere que tenga que responder a nadie. Sencillamente es una reflexión en busca del respeto que nos debemos tener entre todos.

Está muy añejo ya el asunto de si Brasil o España, España o Brasil. Creo que aburre ya al resto del planeta. Conozco entrenadores en todas las partes del mundo y, cada uno de ellos tiene sus propias características, su propio ideario, su propio conocimiento que al final, todos basamos en las experiencias positivas y negativas que vamos adquiriendo a lo largo de nuestra vida deportiva.

A día de hoy el resto de países merecen un respeto. Obviamente la experiencia acumulada por ser los primeros en comenzar, tanto de Brasil como de España, han marcado la diferencia durante unos años…ahora ya no.

Nadie dicta el camino en este mundo globalizado. Y, si alguien lo pudiera hacer sería Argentina, la actual campeona del mundo en el único torneo oficial, que yo sepa. La Intercontinental está siendo un evento muy bonito, bueno para nuestro deporte, yo tuve la oportunidad de disfrutarlo, pero lamentablemente no es oficial.

He disfrutado mucho con este Boca Junior argentino. Tácticamente, en mi humilde opinión, ha sido de largo el equipo más trabajado y mejor, solo faltaba que no pudiera perder en los penaltis contra Magnus, teniendo en cuenta su potencial, el de Magnus. Me sorprendieron y me engancharon al torneo. Tal vez no sea un fútbol sala muy estético, desgraciadamente, nos centramos en las acciones de uno contra uno o en finalizaciones increíbles. Detrás de este equipo, hay una estructura táctica que ha superado con creces al resto de equipos. Y lo siento por los amigos que tengo en muchos de ellos.

Por lo tanto, felicidades a Boca. Felicidades al futsal argentino. Si alguien pensó que ganar un mundial puede ser algo puntual cometen un error…¡Cuidado que vienen! Así que, por favor respetemos a los que ahora, si alguien tiene que dictar el camino, lo tiene que hacer…ARGENTINA.

AFC FUTSAL CLUB CHAMPIONSHIP 2019, un torneo que en lo personal me ha dejado la peor experiencia de mi vida, pero, que ha renovado (una vez más) mis ilusiones de que algún día, seamos un deporte independiente apoyado en un sinfín de proyectos como los del campeón, Nagoya.

En primer lugar, mis más sinceras felicitaciones a un club al que admiro profundamente desde mi primera etapa en Japón. Grandísima estructura. A Fuentes, su entrenador, hombre al que tuve la oportunidad de conocer en este torneo: discreto, humilde, inteligente, centrado en su trabajo y no en otros menesteres…te lo has merecido, tu equipo tiene algo distinto. Sin olvidarme de Nacho su PF, ¡qué pasión por dios! ¡qué trabajo!

A Shota, por ese lazo que nos une desde hace tiempo, tal vez lo merecías más que nadie.

Esto no es casualidad. Al margen del proyecto de Nagoya, la liga japonesa, por mucho que algunos se empeñen, paso a paso es un vivero de jugadores de futuro. Ya no sólo están allí, empiezan a emigrar para jugar en otros clubes europeos. Van lentos, estilo de vida japonesa, pero con paso firme. Cuarta Champion.

Este año otro pasito más, Oita, equipo totalmente profesionalizado. Así irán todos cayendo y se convertirán en posiblemente la mejor liga del mundo, la mejor organizada, la más atractiva. ¡Ojalá me equivoque y pueda ser la española! Lo dudo.

Por una vez creo que son ellos, los que deberían ser imitados en algunas cosas, pero, somos demasiado orgullosos, ¿verdad? Tenéis mi absoluto respeto y admiración.

A Thai Son Nam, ya lo dije, vuestro proyecto es más joven. Sólo necesitáis un poco más de tiempo para optar al premio total. No bajáis del pódium hace años, paciencia y buen hacer. Felicidades Miguel (aunque no hayas estado), Antonio y Txuba.

Irán va a dejar de ser el claro dominador en Asia. Se lo juegan todo a la calidad individual de sus jugadores y los demás equipos, ya juegan a controlar otras facetas del juego tan importantes como esa. Deben ponerse las pilas en el apartado táctico, demasiado talento desperdiciado y demasiada arrogancia sobre el 40×20.

Mi mayor tristeza viene generada por el nefasto nivel del arbitraje. Han deslucido una vez más un deporte como el nuestro. Es inadmisible y necesita de influencia externa, influencia positiva, experiencia que los haga crecer de verdad. Viene siendo un mal de esta competición muchos años atrás y no parece que vaya a dejar de serlo. AFC tiene que hacerse mirar esto. No es que perjudiquen a uno u otro, es que son tan permisivos que convierten el partido en un campo de batalla, por tanto…no se puede jugar.

Además, la superficie de juego. Igualmente, inadmisible. Me pregunto qué habrá detrás de esa cancha azul, no me lo puedo explicar.

Algunas veces te vas con dos tipos de sensaciones, la dulce y la amarga y, debes quedarte con las dos, digan lo que digan, de ambas se aprende.

Hoy disputamos un partido muy importante para nosotros, pero esta importancia ha sido adquirida al final. Hoy sí, nuestros chicos locales sin ninguna experiencia y sin ninguna ayuda han demostrado, ante un coloso, que no son menos que nadie y que, también se puede hacer en Qatar.

Me hace enormemente feliz ver proyectos como el de Thai Son Nam, me alegro de corazón porque todos sabéis cuánto amo nuestro deporte y necesitamos que gente como esta, nos muestre el camino en Asia, especialmente en los países del Golfo. Dicho esto, haber competido contra ellos y hacerlo (sin jugar a nada, pero hacerlo) hasta faltando muy pocos minutos no me demuestra lo héroes que son mis jugadores, me demuestra que ellos están haciendo las cosas muy bien (Thai Son Nam) y son dignos de imitar. Y, si tuviésemos un mínimo proyecto, con pies y cabeza entre nuestras manos, no somos más raritos que nadie, podríamos llegar algún día a competir con ellos, pero…dudo que eso lo vea quien tiene que verlo.

La derrota te muestra el camino si lo has dado todo hasta el final. Hoy fue así. Lo triste, lo del arbitraje.

A estas alturas no somos tontos. No hay cosa que más rabia me dé que piensen que somos tontos, yo al menos. No soy un avanzado, pero tampoco tonto, tonto y tonto tres veces.

Vamos por partes porque no corren buenos tiempos para aquellos que nos gusta decir las cosas tal y como las vemos.

Que Al-Rayyan hoy saliera vivo con opciones de poder sumar en el último partido y clasificarse no es bueno para la imagen de esta competición. Nosotros ya bastante tenemos con estar aquí y yo soy el primero que puede entender esto. Los que más lo merecen son aquellos que muestran un proyecto serio y que le dan valor a la competición, al fútbol sala de este continente.

Pero, podían ser un poco más discretos. Como he dicho en la entrevista final Thai Son Nam ha sido el auténtico merecedor de los tres puntos, sin lugar a duda, otra cosa es la permisividad arbitral. Seguramente ellos piensen que yo barro para casa, pero os aseguro, sobre todo por los amigos que tengo ahí, que no es así.

El fútbol sala de hoy como pasó en la edición de 2017, la última a la que acudimos, se ve perjudicado, ensuciado, por la enorme permisividad arbitral. Solo quiero que sea igual para los dos y que el espectáculo prime por encima de todo. Demasiados contactos y bastante descarados.

Les he puesto el ejemplo de nuestro país, España. Gracias a las quejas de determinados entrenadores el colectivo arbitral, que ha escuchado, ha hecho que mejore mucho el aspecto de contactos, de agresividad que, solo impide que el espectáculo atraiga gente, que es lo que nos hace falta. Quiero ver el vídeo y si me tengo que retractar de mis palabras lo haré, pero estoy convencido de que no es así.

Muy feliz porque mis jugadores aún no saben lo importante que es lo que han hecho hoy, estar hasta el final del mismo con opciones de ganarlo. Cuando la gasolina no te da, no te da y, hoy la estiramos demasiado.

Mabruk…