Archivo para la ‘General’ Categoria

 

Culminamos un año espectacular. Hoy no me queda más que ser breve. Pero no tengo más opciones que expresar mi felicidad por los objetivos conseguidos.

Hace unas horas nos proclamamos campeones de Copa en Qatar. Título que acompaña al de liga obtenido hace apenas dos semanas. Gracias a todos los que han hecho posible la consecución de los dos torneos.

Preparado para viajar a España. Con ganas de familia. Con ganas de mi tierra. Duros nueve meses sin un momento de respiro.

Partido que acabó con un resultado de 7 a 3 a nuestro favor. Duro rival Al-Gharafa al que nuevamente felicito como si fuesen ganadores. Tremendamente dignos, competitivos, honrados, humildes, deportivos, y sobre todo buen equipo. Espero podamos vernos el año que viene en la misma línea.

En poco más de treinta días y con seguro, más fuerzas que ahora, prepararemos la Copa de Asia. Los resultados dependerán de las herramientas que nos den. No estaría mal mirar al pasado.

Fin de temporada.

 

 

 

Nunca he creído en los premios al mejor entrenador. Soy de los que piensa que debemos ser buenos profesionales ante todo y después, que cada un muestre sus diferencias, sus propias características. Aquellos que estén aquí sólo por dinero que se marchen. El fútbol sala necesita pasión, dedicación, sacrificio, análisis, planificación, humildad, y muchas horas de trabajo… sencillamente ser profesionales. Leer Más…

En esta liga finalizada hace unos días, y sobre todo por los números obtenidos, es obvio que hay un equipo que ha merecido ganarla. También por obligación, por plantilla, por ambición y por otras muchas cosas.

Pero como persona y deportista soy de los que entiende que no jugamos solos. Que los demás también hacen buenos tus resultados al meternos en dificultad.

Esta temporada quisiera ensalzar de forma clara, la gran labor que ha hecho el equipo de Al-Gharrafa. No voy a cuantificar su calidad como plantilla, y sí voy a alabar su magnífico trabajo y sobre todo el juego. En los cuatro años que llevo aquí, y, excepctuando Al-Rayyan y Al-Sadd, nunca he visto a un equipo competir de esta forma. Para mí han sido igualmente vencedores. Han hecho que mucha gente aquí se dé cuenta, que tener más extranjeros no es suficiente para garantizarte una liga.

Un juego ordenado, serio, comprometido y competitivo que, en los dos partidos disputados contra ellos, me hicieron sentir que estaba en otro lugar del mundo compitiendo.  Con esto felicitarlos y espero que la Copa nos dé la oportunidad de enfrentarnos nuevamente.

 

 

Enorme felicidad por Camila y Lucas. Al igual que hice hace muy poco por Leticia y Diego, les voy a felicitar por la primera vez que van a ser padres.

La alegría en el club es enorme ya que Lucas es sin duda el nexo de unión entre todas las partes de esta entidad. Llevo muchos años trabajando en esto. He tenido la fortuna de poder entrenar a muchos jugadores y cada uno es diferente.

Lucas es esa persona que siempre tiene una sonrisa dibujada en su rostro. Pero le sale de dentro. Es algo natural. Para él toda dificultad es una buena oportunidad de mejorar para superarla. Sacrificado, disciplinado, coherente, inteligente, buen compañero, buen jugador, y mil calificativos más que le vendrían que ni pintados. Esto define a un jugador excepcional, digno de cualquier plantilla de equipo grande.

Para mí es un jugador imprescindible. Sabe hacer de todo, o mejor dicho vale para todo. Defiende, ataca, corre, se implica, entiende el juego como pocos, es otros de los que tiene un ordenador en su cabeza. Pero si tengo que usar una palabra definirlo yo diría que es “ESPECIAL”. Es el mejor ejemplo de que para ser buen jugador antes debes ser una “GRAN PERSONA”.

Hace cuatro años que lo conozco y soy su entrenador hace dos, casi. Le debo muchísimo y espero poder agradecérselo en los próximos años. ¿Cómo? Disfrutando del trabajo con él, algo que se convierte día a día en un lujo como entrenador.

Felicidades a ambos y pronto, muy pronto ya veremos a vuestro bebé compartir momentos con nosotros, con la familia de Rayyan.

 

Dicen que es de sabios rectificar. Ayer no lo olvidé, pero sí es cierto que una foto no es suficiente. Aquí estamos nuestro Fisioterapeuta y yo. El Dr. Mohamed como lo conocemos en nuestro grupo, ha tenido un papel determinante, sobre todo en el tramo final de temporada, que es cuando se ganan los campeonatos.

El dato es evidente: acabar la temporada con tan sólo un lesionado importante, uno de nuestros porteros. Ha sido fundamental para poder afrontar cada partido con la plantilla al completo.

Por mi parte Mohamed, gracias y sobre todo disculpas, pero no olvides que eres tan importante como cualquiera de los demás. Que cuando quieres, eres de los mejores y el equipo lo nota.

¡Mabruk habibi!

 

Sobre todo, agradecer de corazón a todos aquellos que me habéis felicitado. Ya hace unas semanas que fuimos campeones, pero el pasado miércoles, pudimos festejarlo como se merece y recoger nuestro premio.

Nada que decir que no haya dicho ya. Muy satisfecho por poder ver el fruto de tantísimo trabajo. Un trabajo que este año particularmente me ha dejado muy cansado, pero que, ha merecido la pena.

He aprendido muchísimo, cosas buenas y malas, que son las que debo reconocer y no hacer. He sufrido en algunos momentos porque mi salud no me ha permitido disfrutar al máximo ni de entrenamientos ni de partidos. Me he divertido, ya que el ambiente dentro del grupo ha sido excelente, incluso en los malos momentos. Leer Más…

Los partidos contra Al-Sadd siempre son atractivos. Mucha gente me ha pedido que cuelgue el resumen. Aquí lo tenéis.

A pesar del marcador, 5 a 8 a nuestro favor, no es de esos partidos que me dejan feliz. A falta de poco más de nueve minutos el marcador era 1-7 para nosotros y llegamos a colocarnos 5-7. ¿Por qué?

Quiero pensar que ellos también juegan y que los primeros treinta minutos fueran de un dominio total y absoluto, para lo que necesitamos un gran despliegue físico y mental.

El fútbol sala no te da descanso, no existen marcadores cerrados y menos cuando se enfrentan dos grandes equipos. Aun así, es bueno mirar hacia dentro y hacer autocrítica. Demasiados balones perdidos, demasiados desajustes defensivos en esa fase crítica del partido, demasiados goles fallados y tal vez una desmesurada sensación de superioridad.

Los últimos partidos disputados no nos han ayudado y yo lo sabía. Cuando no compites cada semana y después te llega un rival de este calibre lo pagas. Lo mejor es que fue sólo un micro espacio de ocho minutos que no pudo ensuciar lo realizado anteriormente.

Siempre habrá motivos para mejorar, para trabajar. No existe el equipo perfecto y cada partido, nueva historia con desconocido final. A la larga nos ha dado buen resultado no alejarnos del camino elegido, de nuestro patrón, modelo o estilo. Y siempre, cuando nos han golpeado volvimos rápido creyendo en él.

 

 

 

 

Mañana disputamos uno de los últimos tres partidos de liga que nos queda. Jugamos contra el eterno rival Al-Sadd.

En otra situación hubiera esperado a escribir este post. La liga no acabó, pero ya somos campeones. Estábamos en la obligación de ganarla ya que, nuestra plantilla es sin duda la mejor de todas. Pero sería de justicia reconocer al menos por mi parte, la enorme labor, de estos jugadores.

A falta de tres jornadas hemos sido campeones sin perder ningún partido. Veintiuno disputados (hasta la fecha). Diecinueve victorias y dos empates. Ciento veinte goles a favor y veintiocho en contra. Y esto son sólo números.

Lo mejor lo he visto y disfrutado yo. Tal vez no necesitáramos tanto, pero hemos trabajado de forma bestial. Cada día ha sido y está siendo un reto en esa pista que veis en la foto, nuestra casa. Hemos disfrutado, luchado, peleado, sufrido, y todo, de puertas hacia dentro. Por lo tanto, el resultado al margen de otras cosas es el fruto de unos atletas, jugadores que han sabido aguantarme como héroes. Ningún jugador lesionado en lo que va de temporada. Obra maestra de nuestro Doctor Mohamed que en el tramo final de temporada, al igual que la anterior hizo un trabajo colosal. Sin él, como en tantos equipos que consiguen resultados, nada hubiera sido posible.

Y nuestros jefes. A veces mejor y otras peor, como nosotros, pero poniendo la cara ante una situación institucional muy complicada, generalizada en este país. Los míos no se esconden y eso, es loable.

Felicidades a todos esos guerreros que cada día me enamoran más. ¡No paramos chicos! Y ahora nos toca afrontar el más importante de los retos. Aunque parezca mentira, salvar el futbol sala en Qatar, ahora más que nunca, depende mucho de nosotros y de lo que seamos capaces de hacer en el futuro. Lástima la corta memoria de este deporte.