Archivo para la ‘General’ Categoria

 

Nos encontramos preparando, o intentando preparar, la próxima Copa de Asia de fútbol sala para clubes campeones de sus respectivas ligas. Se nos presenta una más que atractiva competición. Tras ser campeones de Liga y Copa tenemos delante un reto más que complicado.

Me decidí a retomar tras las vacaciones la actividad en el blog con este artículo, porque muchos me preguntáis por la situación del país. Es de todos conocidos la crispación política en la zona. Yo os lo voy a intentar contar desde dentro, desde la posición de un emigrante, de forma breve, y claro, lo tengo que relacionar directamente con nuestra preparación.

He leído mucho, visto muchos vídeos, y todos contamos nuestra experiencia de la forma en que la vivimos. Lo que no podemos hacer es asustar e inventarnos historias que lo que crean es confusión.

En primer lugar, hablaré de cómo nos está afectando el bloqueo que sufre el país por parte de otros países vecinos. Más allá de tener que cambiar algún billete de avión por la restricción del espacio aéreo, y de que, se observa que algunos productos alimenticios se agotan, pero los sustituyen por otros de otras procedencias, no hay nada más.

Al margen de lo anterior, Qatar lleva varios meses inmerso en una fuerte reestructuración. Han decidido invertir menos y están reduciendo personal en todas las áreas del país. Es decir, emigrantes. A unos nos puede afectar y a otros no, pero están en su derecho de reorganizarse como quieran. Esto le está generando inquietud a muchas personas, otras lo llevamos mejor, algo que está dentro de lo normal.

Y no hay nada más que nosotros percibamos en la calle. La vida se desarrolla con total tranquilidad, con nuestras rutinas, trabajos y movimientos diarios. Incertidumbre existe, yo la tengo, y creo que casi todos, pero mantenemos la calma.

En lo deportivo, obviamente, lo anterior nos está afectando. De ahí que más allá de las excusas, son cosas que no dependen directamente de nosotros. Dentro de la tranquilidad aparente en la que vivimos. Jugadores que por sus trabajos no pueden asistir a los entrenamientos. No poder planificar debido a la incertidumbre política y la poca fe que se le tiene a la Copa de Asia, están siendo determinantes.

Esto no es nuevo para mí. En este país debes demostrar diariamente que se equivocan, que hay cosas que son posibles más allá de su particular forma de entenderlas, es nuestro día a día. Es complicado pero la vida ahora nos da la oportunidad, de demostrar que es difícil pero posible. Y, en condiciones realmente adversas. No penséis que trabajar aquí es un chollo, que no lo es. Pero para retos esta hecho el hombre, al menos los ambiciosos.

Y creo que cuento con jugadores que, a pesar de las adversidades, lo son. Afrontamos la preparación con ILUSIÓN, algo que jamás debe faltar. El jugador local tendrá en esta ocasión, porque así creo que debe ser, un papel fundamental. Es el momento de elegir bien, de involucrarlos y hacerlos creer por encima de las promesas. Eso no se consigue más que con trabajo diario y que ellos lo vean.

Tras la primera semana, que nos ha servido para adaptar a los nuevos jugadores al estilo de trabajo, conocernos un poco mejor y recuperarnos físicamente de los torneos de Ramadán, afrontamos ya con todos, las últimas tres semanas. Mucho va a depender de lo que seamos capaces de hacer en la pista durante las sesiones de entrenamiento. De convencerlos y hacer creer en ellos mismos.

La última Intercontinental es un gran ejemplo.

Culminamos un año espectacular. Hoy no me queda más que ser breve. Pero no tengo más opciones que expresar mi felicidad por los objetivos conseguidos.

Hace unas horas nos proclamamos campeones de Copa en Qatar. Título que acompaña al de liga obtenido hace apenas dos semanas. Gracias a todos los que han hecho posible la consecución de los dos torneos.

Preparado para viajar a España. Con ganas de familia. Con ganas de mi tierra. Duros nueve meses sin un momento de respiro.

Partido que acabó con un resultado de 7 a 3 a nuestro favor. Duro rival Al-Gharafa al que nuevamente felicito como si fuesen ganadores. Tremendamente dignos, competitivos, honrados, humildes, deportivos, y sobre todo buen equipo. Espero podamos vernos el año que viene en la misma línea.

En poco más de treinta días y con seguro, más fuerzas que ahora, prepararemos la Copa de Asia. Los resultados dependerán de las herramientas que nos den. No estaría mal mirar al pasado.

Fin de temporada.

 

 

 

Nunca he creído en los premios al mejor entrenador. Soy de los que piensa que debemos ser buenos profesionales ante todo y después, que cada un muestre sus diferencias, sus propias características. Aquellos que estén aquí sólo por dinero que se marchen. El fútbol sala necesita pasión, dedicación, sacrificio, análisis, planificación, humildad, y muchas horas de trabajo… sencillamente ser profesionales. Leer Más…

En esta liga finalizada hace unos días, y sobre todo por los números obtenidos, es obvio que hay un equipo que ha merecido ganarla. También por obligación, por plantilla, por ambición y por otras muchas cosas.

Pero como persona y deportista soy de los que entiende que no jugamos solos. Que los demás también hacen buenos tus resultados al meternos en dificultad.

Esta temporada quisiera ensalzar de forma clara, la gran labor que ha hecho el equipo de Al-Gharrafa. No voy a cuantificar su calidad como plantilla, y sí voy a alabar su magnífico trabajo y sobre todo el juego. En los cuatro años que llevo aquí, y, excepctuando Al-Rayyan y Al-Sadd, nunca he visto a un equipo competir de esta forma. Para mí han sido igualmente vencedores. Han hecho que mucha gente aquí se dé cuenta, que tener más extranjeros no es suficiente para garantizarte una liga.

Un juego ordenado, serio, comprometido y competitivo que, en los dos partidos disputados contra ellos, me hicieron sentir que estaba en otro lugar del mundo compitiendo.  Con esto felicitarlos y espero que la Copa nos dé la oportunidad de enfrentarnos nuevamente.

 

 

Enorme felicidad por Camila y Lucas. Al igual que hice hace muy poco por Leticia y Diego, les voy a felicitar por la primera vez que van a ser padres.

La alegría en el club es enorme ya que Lucas es sin duda el nexo de unión entre todas las partes de esta entidad. Llevo muchos años trabajando en esto. He tenido la fortuna de poder entrenar a muchos jugadores y cada uno es diferente.

Lucas es esa persona que siempre tiene una sonrisa dibujada en su rostro. Pero le sale de dentro. Es algo natural. Para él toda dificultad es una buena oportunidad de mejorar para superarla. Sacrificado, disciplinado, coherente, inteligente, buen compañero, buen jugador, y mil calificativos más que le vendrían que ni pintados. Esto define a un jugador excepcional, digno de cualquier plantilla de equipo grande.

Para mí es un jugador imprescindible. Sabe hacer de todo, o mejor dicho vale para todo. Defiende, ataca, corre, se implica, entiende el juego como pocos, es otros de los que tiene un ordenador en su cabeza. Pero si tengo que usar una palabra definirlo yo diría que es “ESPECIAL”. Es el mejor ejemplo de que para ser buen jugador antes debes ser una “GRAN PERSONA”.

Hace cuatro años que lo conozco y soy su entrenador hace dos, casi. Le debo muchísimo y espero poder agradecérselo en los próximos años. ¿Cómo? Disfrutando del trabajo con él, algo que se convierte día a día en un lujo como entrenador.

Felicidades a ambos y pronto, muy pronto ya veremos a vuestro bebé compartir momentos con nosotros, con la familia de Rayyan.

 

Dicen que es de sabios rectificar. Ayer no lo olvidé, pero sí es cierto que una foto no es suficiente. Aquí estamos nuestro Fisioterapeuta y yo. El Dr. Mohamed como lo conocemos en nuestro grupo, ha tenido un papel determinante, sobre todo en el tramo final de temporada, que es cuando se ganan los campeonatos.

El dato es evidente: acabar la temporada con tan sólo un lesionado importante, uno de nuestros porteros. Ha sido fundamental para poder afrontar cada partido con la plantilla al completo.

Por mi parte Mohamed, gracias y sobre todo disculpas, pero no olvides que eres tan importante como cualquiera de los demás. Que cuando quieres, eres de los mejores y el equipo lo nota.

¡Mabruk habibi!

 

Sobre todo, agradecer de corazón a todos aquellos que me habéis felicitado. Ya hace unas semanas que fuimos campeones, pero el pasado miércoles, pudimos festejarlo como se merece y recoger nuestro premio.

Nada que decir que no haya dicho ya. Muy satisfecho por poder ver el fruto de tantísimo trabajo. Un trabajo que este año particularmente me ha dejado muy cansado, pero que, ha merecido la pena.

He aprendido muchísimo, cosas buenas y malas, que son las que debo reconocer y no hacer. He sufrido en algunos momentos porque mi salud no me ha permitido disfrutar al máximo ni de entrenamientos ni de partidos. Me he divertido, ya que el ambiente dentro del grupo ha sido excelente, incluso en los malos momentos. Leer Más…

Los partidos contra Al-Sadd siempre son atractivos. Mucha gente me ha pedido que cuelgue el resumen. Aquí lo tenéis.

A pesar del marcador, 5 a 8 a nuestro favor, no es de esos partidos que me dejan feliz. A falta de poco más de nueve minutos el marcador era 1-7 para nosotros y llegamos a colocarnos 5-7. ¿Por qué?

Quiero pensar que ellos también juegan y que los primeros treinta minutos fueran de un dominio total y absoluto, para lo que necesitamos un gran despliegue físico y mental.

El fútbol sala no te da descanso, no existen marcadores cerrados y menos cuando se enfrentan dos grandes equipos. Aun así, es bueno mirar hacia dentro y hacer autocrítica. Demasiados balones perdidos, demasiados desajustes defensivos en esa fase crítica del partido, demasiados goles fallados y tal vez una desmesurada sensación de superioridad.

Los últimos partidos disputados no nos han ayudado y yo lo sabía. Cuando no compites cada semana y después te llega un rival de este calibre lo pagas. Lo mejor es que fue sólo un micro espacio de ocho minutos que no pudo ensuciar lo realizado anteriormente.

Siempre habrá motivos para mejorar, para trabajar. No existe el equipo perfecto y cada partido, nueva historia con desconocido final. A la larga nos ha dado buen resultado no alejarnos del camino elegido, de nuestro patrón, modelo o estilo. Y siempre, cuando nos han golpeado volvimos rápido creyendo en él.