La gente con un talento especial hace lo que sabe hacer una y otra vez y parece fácil. Ellos lo hacen fácil. Podríamos hablar en este caso de jugadores o entrenadores. Tengo el honor de compartir una exposición de mi admirado Sergio Mullor. No es algo nuevo, nada que no se venga haciendo muchos años atrás en nuestro deporte, pero, sí es cierto que el contenido es realmente claro y conciso.

Y es que por mucho que algunos se empeñen, nuestro deporte está mucho más cerca del baloncesto que de cualquier otro. Lo siento futboleros, vuestro deporte es mucho más sencillo y menos exigente a nivel cognitivo.

Yo personalmente lo he compartido hoy con mis jugadores. Nos habla del término heredado “Puerta atrás”. Es una finta simple tras la que cuando observas que tu defensor no tiene en el mismo campo visual al hombre y al balón, le ganas la espalda. Siempre hay un momento, por mucho que se entrene, que el defensor mira sólo la posición del balón. Tú lo llevas a cometer ese error con los diferentes movimientos ofensivos de base.

Sin más, os dejo este magnífico vídeo en el que no hacen falta palabras para entenderlo y mucho menos para disfrutarlo. Enhorabuena a su autor Sergio.

 

 

 

Jugar no es fácil, destruir mucho más. Con la obligación de ganar cada partido que disputamos, por tener la mejor plantilla, no renunciamos a la obligación de desarrollar un fútbol sala ordenado, coherente, de fundamentos, sencillo, eficaz, intenso para divertirnos y divertir.

Es fácil salir a dar patadas y generar confusión, malestar, en busca del ganar como sea. También lo es dar un balón a estos jugadores con los que comparto esta temporada y dejarlos sencillamente, JUGAR.

Pero ellos están comprometidos con este deporte. Entrenan y juegan para progresar. A veces nos sale mejor y otras peor, pero el compromiso es total sin importar el equipo al que te enfrentes.

Comparto dos vídeos. El primero con dos goles de bellísima factura por su elaboración y el segundo el resumen del último partido. Un partido en el que, al margen de la diferencia de potencial, el caudal ofensivo estuvo a la altura de lo que se trabaja cada día.

Captura de pantalla 2017-01-04 a las 11.44.08

Empezó el año con un resultado que nos deja mal sabor de boca. El pasado día 2 disputamos el derbi liguero contra Al-Sadd. Tras una racha de siete victorias y con un juego muy regular afrontábamos el partido con la ilusión de sumar los tres puntos.

Mucho se está hablando en el entorno de la actuación arbitral. Yo me quedo con el juego y con el dominio. Cuando generas tantas ocasiones, dominas todas las fases del juego y además te pones con dos goles de ventaja, el empate final es injusticable si hablamos del arbitraje.

El número de ocasiones desperdiciadas nos condicionó en esa fase final de partido. Al margen de ello, un exceso de activación por parte de algunos jugadores que les costó llegar muy fatigados al final, y sobre todo la entidad del rival, se aproximan más a la realidad de ese empate.

Obviamente, cuando aún quedan dos partidos para acabar la primera vuelta, no es significativo en la clasificación. La liga será dura hasta el final y el ganador no lo va a tener fácil.

No es buen amigo el fútbol sala. Cuando crees que lo tienes a tu lado por alimentarlo con un juego vistoso, eficaz, dominante, agresivo, valiente y ofensivo, te da la puñalada. Eso ocurrió en este partido. Nos asociamos con este deporte para divertir a la gente, pero no nos lo recompensó con la victoria final.

Como entrenador satisfacción ya que, el camino hacia el éxito es competir e intentar jugar bien. Eso lo estamos haciendo.

“Con una ventaja de 2 goles un partido nunca ha terminado”…