En esta liga finalizada hace unos días, y sobre todo por los números obtenidos, es obvio que hay un equipo que ha merecido ganarla. También por obligación, por plantilla, por ambición y por otras muchas cosas.

Pero como persona y deportista soy de los que entiende que no jugamos solos. Que los demás también hacen buenos tus resultados al meternos en dificultad.

Esta temporada quisiera ensalzar de forma clara, la gran labor que ha hecho el equipo de Al-Gharrafa. No voy a cuantificar su calidad como plantilla, y sí voy a alabar su magnífico trabajo y sobre todo el juego. En los cuatro años que llevo aquí, y, excepctuando Al-Rayyan y Al-Sadd, nunca he visto a un equipo competir de esta forma. Para mí han sido igualmente vencedores. Han hecho que mucha gente aquí se dé cuenta, que tener más extranjeros no es suficiente para garantizarte una liga.

Un juego ordenado, serio, comprometido y competitivo que, en los dos partidos disputados contra ellos, me hicieron sentir que estaba en otro lugar del mundo compitiendo.  Con esto felicitarlos y espero que la Copa nos dé la oportunidad de enfrentarnos nuevamente.

 

 

Enorme felicidad por Camila y Lucas. Al igual que hice hace muy poco por Leticia y Diego, les voy a felicitar por la primera vez que van a ser padres.

La alegría en el club es enorme ya que Lucas es sin duda el nexo de unión entre todas las partes de esta entidad. Llevo muchos años trabajando en esto. He tenido la fortuna de poder entrenar a muchos jugadores y cada uno es diferente.

Lucas es esa persona que siempre tiene una sonrisa dibujada en su rostro. Pero le sale de dentro. Es algo natural. Para él toda dificultad es una buena oportunidad de mejorar para superarla. Sacrificado, disciplinado, coherente, inteligente, buen compañero, buen jugador, y mil calificativos más que le vendrían que ni pintados. Esto define a un jugador excepcional, digno de cualquier plantilla de equipo grande.

Para mí es un jugador imprescindible. Sabe hacer de todo, o mejor dicho vale para todo. Defiende, ataca, corre, se implica, entiende el juego como pocos, es otros de los que tiene un ordenador en su cabeza. Pero si tengo que usar una palabra definirlo yo diría que es “ESPECIAL”. Es el mejor ejemplo de que para ser buen jugador antes debes ser una “GRAN PERSONA”.

Hace cuatro años que lo conozco y soy su entrenador hace dos, casi. Le debo muchísimo y espero poder agradecérselo en los próximos años. ¿Cómo? Disfrutando del trabajo con él, algo que se convierte día a día en un lujo como entrenador.

Felicidades a ambos y pronto, muy pronto ya veremos a vuestro bebé compartir momentos con nosotros, con la familia de Rayyan.

 

Dicen que es de sabios rectificar. Ayer no lo olvidé, pero sí es cierto que una foto no es suficiente. Aquí estamos nuestro Fisioterapeuta y yo. El Dr. Mohamed como lo conocemos en nuestro grupo, ha tenido un papel determinante, sobre todo en el tramo final de temporada, que es cuando se ganan los campeonatos.

El dato es evidente: acabar la temporada con tan sólo un lesionado importante, uno de nuestros porteros. Ha sido fundamental para poder afrontar cada partido con la plantilla al completo.

Por mi parte Mohamed, gracias y sobre todo disculpas, pero no olvides que eres tan importante como cualquiera de los demás. Que cuando quieres, eres de los mejores y el equipo lo nota.

¡Mabruk habibi!