¿Quién está libre de haber tomado decisiones equivocadas? Cuando llegué a Catar el principal objetivo era realizar un profundo análisis y pensar, hacer una exhaustiva autoevaluación con el objetivo de que, a mi salida, pudiera focalizar toda la energía en hacer mi trabajo, un poco mejor cada día, cortando el acceso a todo aquello que sea literalmente tóxico. Mi piel se debía volver algo más gruesa.

Después de seis años llegó el momento. Justo un 13 de septiembre de 2013 ponía pie en Doha. Allá por entonces, en el antiguo aeropuerto me esperaba Askor, driver del club que me ofreció la posibilidad, Al-Shahania, de venir a este país. Hoy 10 de septiembre de 2019, me despido del club que me ha hecho aprender, a golpe de trabajo, las muchas cosas que puedo y las otras que, no debo hacer en mi vida, Al-Rayyan.

“Sé sincero y te odiarán, sé un falso y te amarán”. No fue un camino de rosas. Y no os voy a hablar de los resultados, títulos, etc. Eso, está de más.

En esta etapa de mi vida me toco superar auténticas dificultades, en todos los aspectos. Día a día fui venciéndolas con ilusión y trabajo, con fuerza, a veces con resignación. Me siento orgulloso y, creo que me volví de un material impenetrable. Como dicen mis jugadores, algunos, “los de fuera no sabéis lo que es vivir en el desierto”. Algo he visto y me basta.

Paso de excesivos agradecimientos y bonitas palabras. Cada uno sabe lo que ha hecho. Me crucé con gente de aquí, y de allí, en un territorio áspero. Posiblemente las mayores decepciones las viví aquí, también las mayores alegrías.

De las alegrías, sabéis los que formáis parte. De las decepciones, TAMBIÉN.

¡Volveré! No sé si de vacaciones, en tránsito o a trabajar de nuevo. El aprendizaje, de lo positivo y negativo, supera con creces lo conseguido.

Gracias Qatar. Gracias Doha. Gracias por estos intensos años.

Sé que no eres muy amante de estas cosas, pero mi rey, es lo que hay. Pasé seis años en Qatar y como tú mejor que nadie sabe, nunca fui de relacionarme mucho con los españoles de por aquí, con otros expatriados.

Tú y yo somos amigos hace mucho. De esos que no hace falta llamar cada día para saber que están ahí. En estos meses que pude compartir contigo, tal vez los más intensos desde que nos conocimos, hiciste que viera la vida aquí de otra forma, ya no me sentía tan solo. Por eso, y aunque eres un pesado dando las gracias, hoy me toca a mí dártelas a ti.

Yo sé, o, creo saber cómo eres, y nunca cambiaría al Antonio Bores que conocí y que conozco. Por encima de todas las cosas está la admiración y el respeto que te tengo desde hace muchos años, después la amistad y el cariño tal cual un hermano. Sé que lo que necesite, si algún día lo necesito, serás el primero en ayudarme a conseguirlo.

Qatar se queda con una buena persona y un gran profesional que jamás debe desaprovechar y tú, te quedas en un país que te dará muchas alegrías y tristezas, de las que debes aprender y hacerte cada vez más fuerte.

Nuestra vida nunca fue un camino de rosas, aunque tampoco debemos quejarnos, ni tú ni yo. Me siento feliz de haber compartido estos meses de otra forma contigo y disfrutar del ser humano que llevas dentro.

Millones de gracias Antonio Bores Cerezal, nunca dejes de ser la grandísima persona que eres. ¡Seguimos!

Tuve la oportunidad de conocer a Marquinhos Xabier en la Intercontinental de 2016 DOHA. Al margen del respeto y admiración que le pueda tener como entrenador, compañero, me pareció una persona muy humilde y sencilla, cosa poco común en estos tiempos.

Ahora al leer esto, no puedo dejar de reflexionar. No porque me moleste a mí. No porque me sienta aludido. No porque considere que tenga que responder a nadie. Sencillamente es una reflexión en busca del respeto que nos debemos tener entre todos.

Está muy añejo ya el asunto de si Brasil o España, España o Brasil. Creo que aburre ya al resto del planeta. Conozco entrenadores en todas las partes del mundo y, cada uno de ellos tiene sus propias características, su propio ideario, su propio conocimiento que al final, todos basamos en las experiencias positivas y negativas que vamos adquiriendo a lo largo de nuestra vida deportiva.

A día de hoy el resto de países merecen un respeto. Obviamente la experiencia acumulada por ser los primeros en comenzar, tanto de Brasil como de España, han marcado la diferencia durante unos años…ahora ya no.

Nadie dicta el camino en este mundo globalizado. Y, si alguien lo pudiera hacer sería Argentina, la actual campeona del mundo en el único torneo oficial, que yo sepa. La Intercontinental está siendo un evento muy bonito, bueno para nuestro deporte, yo tuve la oportunidad de disfrutarlo, pero lamentablemente no es oficial.

He disfrutado mucho con este Boca Junior argentino. Tácticamente, en mi humilde opinión, ha sido de largo el equipo más trabajado y mejor, solo faltaba que no pudiera perder en los penaltis contra Magnus, teniendo en cuenta su potencial, el de Magnus. Me sorprendieron y me engancharon al torneo. Tal vez no sea un fútbol sala muy estético, desgraciadamente, nos centramos en las acciones de uno contra uno o en finalizaciones increíbles. Detrás de este equipo, hay una estructura táctica que ha superado con creces al resto de equipos. Y lo siento por los amigos que tengo en muchos de ellos.

Por lo tanto, felicidades a Boca. Felicidades al futsal argentino. Si alguien pensó que ganar un mundial puede ser algo puntual cometen un error…¡Cuidado que vienen! Así que, por favor respetemos a los que ahora, si alguien tiene que dictar el camino, lo tiene que hacer…ARGENTINA.